La obra de una gran pionera

De izquierda a derecha, Rodríguez Cudeiro, Mónica Martínez, Matilde Regaldíe, Inés Rey, Rafael Louzán y Rubén Ventureira | quintana
|

El libro ‘Irene y las puertas del fútbol’ recupera la historia de una pionera en el fútbol español, que hace un siglo compitió con hombres, compartió portería con Rodrigo García Vizoso, quien luego militó en el Deportivo y el Real Madrid, y llegó a ser la fundadora, portera y capitana de su propio club, que llevaba su nombre.

La obra, presentada ayer en el Palacio de los Deportes de Riazor, próximo a uno de los campos en los que jugó Irene González Basanta, es el primer número de la Colección Noroeste, está escrito por Rubén Ventureira y Juan Luis Rodríguez Cudeiro y lo edita Vía Láctea.

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, afirmó que une “deporte, literatura e igualdad, lo que los modernos llaman transversalidad” y dijo que no deja de ser “la historia de muchas otras pioneras” que rompieron “barreras” y eliminaron “prejuicios”.

“Irene abrió las puertas para muchas mujeres”, indicó la primera edil, para quien este libro “hace reflexionar sobre el papel de la mujer en el deporte y la sociedad”, donde “poco a poco” se va “consiguiendo esa igualdad”.

El presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán, señaló que es un “documento vivo y eterno” que refleja que “hace cien años” el fútbol femenino ya era “patente”.

Ventureira explicó que el libro recibió el “impulso” de Louzán y la Federación y Rodríguez Cudeiro añadió que el proyecto surgió a raíz de la exposición en el Museo Gaiás, en Santiago de Compostela, sobre el fútbol gallego, donde vio una fotografía de la guardameta, tras la que los autores descubrieron una “historia apasionante”.

La sobrina de Irene
En la presentación que se celebró en el Palacio de los Deportes de Riazor también participó la sobrina de Irene, Matilde Regaldíe, que aludió al contexto familiar de la protagonista de la historia.

Rubén Ventureira definió precisamente a Matilde como “decidida, moderna y valiente” y dijo reconocer en ella a su tía, que “seguro” tenía esos mismos valores.

El coautor del libro precisó que no es la pionera del fútbol en España, pero sí la primera “profesional del fútbol a nivel nacional y la pionera en Galicia” y matizó que “también fue pionera porque fue la primera mujer que jugó entre hombres”.

Rodrigo García Vizoso
En un repaso por la historia de Irene y del fútbol coruñés, Ventureira relató que compartió equipo con Rodrigo García Vizoso, quien posteriormente fue guardameta del Deportivo y el Real Madrid y tenía como ídolo a Ricardo Zamora, hasta el punto de que ella “vestía igual” bajo palos. García Vizoso da nombre a uno de los campos de fútbol más concurridos de la ciudad y situado en el polígono de A Grela, donde juega el Silva como local.

También contó de Irene, que fundó, jugó y capitaneó su propio equipo, fue “imagen icónica de la época”, ya que una fotografía suya estuvo expuesta en plena Calle Real en A Coruña antes de morir de tuberculosis en 1928 (había nacido en 1909). “El fútbol no le hizo daño ninguno. Fue la enfermedad”, advirtió su sobrina.

Nacimiento del Karbo
El libro presentado ayer por la mañana recorre los años posteriores a la muerte de Irene hasta la actualidad, el “paso atrás” del fútbol femenino con la dictadura, su vuelta en los 60, el nacimiento del Karbo en A Coruña, equipo que fue tres veces campeón de España, y, en la etapa más reciente, el Deportivo Abanca, al abrigo del RC Deportivo. 

La obra de una gran pionera