Sada - “En 2007 se saldó una deuda con los ciudadanos permitiéndoles tener un gobierno de progreso”

|

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-bba8a1db

raquel bolaño candidata a la alcaldía por el psoe

La actual concejala de Educación y Juventud y primera teniente de alcalde, Raquel Bolaño, afronta por primera vez unas elecciones municipales como cabeza de lista del PSOE. Lo hace, dice, con la misma ilusión con la que ha trabajado durante los últimos cuatro años en un departamento que ha sido uno de los protagonistas de este mandato. La ampliación de la guardería, la construcción y puesta en funcionamiento de una nueva en Mondego y la apuesta por las actividades extraescolares y de conciliación son algunos de los proyectos de los que hace gala. También se felicita Bolaño del proceso democrático que la designó como cabeza de lista tras discrepancias con el entonces secretario general –ahora ella–, Beni Martínez.

“Me siento orgullosa de haber recuperado el diálogo con la comunidad escolar”

entrevista de daniel romero

Aunque no le gusta que se lo recuerden, es la única mujer que se presenta en Sada al frente de un partido a las elecciones municipales que se celebrarán en poco más de dos semanas. Raquel Bolaño es optimista de cara a subir los resultados que los socialistas lograron en las urnas hace cuatro años –dos concejales– y se basa para ello en el trabajo “duro” que asegura han llevado a cabo desde las dos concejalías que han dirigido.
—¿Cómo afronta su primera campaña siendo la cabeza de lista?
—Con muchas ganas. Las mismas que en 2007 y con las que he trabajado durante estos cuatro años. Y con la esperanza de que los ciudadanos hayan visto cómo gobernamos.
—¿Es optimista, entonces?
—Sí, soy optimista, pero también tengo confianza en que el trabajo duro dé sus frutos. Veníamos de una deuda y se ha demostrado que está saldada y nos presentamos por eso con la cabeza alta. Ahora los vecinos pueden valorar cómo nos comportamos estando en el gobierno local.
—¿A qué se refiere con lo de la deuda?
—A que aceptamos un pacto de gobierno porque debíamos permitir a la ciudadanía de Sada poder tener la opción de un gobierno de progreso.
El Ideal Gallego-9999-99-99-999-bbad0a02—¿Cuál es el objetivo real del PSOE en estas elecciones?
—El objetivo siempre que uno se presenta es lograr la alcaldía. Creemos que se valorará nuestro trabajo y que nos darán la confianza necesaria para poder controlar más áreas del Ayuntamiento. Además, debemos recuperar el voto socialista, que está ahí y se manifiesta en otros comicios como los autonómicos y los generales.
—¿Les pasará factura la crisis a los socialistas?
—A los de izquierdas siempre nos perjudica la abstención, con lo cual animo a todos aquellos con pensamiento de izquierda a que se levanten el día 22 y vayan a votar. Sí es cierto que la crisis pasa factura al PSOE nacional, pero en las municipales es distinto y premia más el conocimiento de las personas, la cercanía.
—¿Existe división en el PSOE local después de ciertas discrepancias que saltaron a la opinión pública entre usted y el que fuera secretario general, Beni Martínez?
—El partido a nivel local está unido y estable. Soy partidaria de las primarias, ya que no se trata de un proceso de división, sino que permite que cualquiera que crea que tiene cualidades de representar a los militantes y a los vecinos pueda presentarse. Después, una vez haya un ganador, todos a remar en la misma dirección.
—¿En el partido son todos tan optimistas como usted?
—Sí, y lo es por cosas que le llevan a pensar así. Muchas de las infraestructuras que se han realizado en este mandato tienen que ver con nuestras concejalías.
—¿Cómo ha resultado la relación con el BNG durante estos cuatro años?
—La relación es buena. Hemos tenido nuestras discrepancias porque somos partidos distintos, pero se resolvieron en el lugar adecuado. Después, hemos defendido nuestras posturas sin fisuras.
—Se refiere al programa...
—A alguno le parecerá mentira que un gobierno de coalición pueda gobernar y seguir el programa pactado, algo que no ha sido capaz de hacer la oposición.
—Considera que le puede beneficiar la escisión de la derecha, con numerosos partidos?
—En Sada hay dos opciones de izquierda y el resto, las de derechas, son todas más de lo mismo, con distintas siglas pero el mismo traje. Pero sin duda, lo que más votos nos dará es el trabajo realizado y la cercanía con los ciudadanos.
—¿Repetiría el pacto con el BNG si se da el caso?
—No lo sé. Ahora solo puedo decir que hemos gobernado de forma estable, pero únicamente pienso en sacar el mayor número de concejales e incluso la alcaldía.
—¿Realmente el objetivo es tan ambicioso?
—Lo que sí es real es que podemos subir. Al presentar la candidatura hacía tiempo que no veía la Casa da Cultura tan llena en un mitin socialista. La gente quiere conocer nuestros proyectos.
—Aparte de los logros, han existido críticas en la gestión socialista, como pueda ser el tema de la piscina. ¿Les ha desgastado este asunto?
—Es cierto que se ha tardado en solucionarlo, como también lo es que se encontraba en una situación de infraseguro y que estuvimos buscando el dinero para el arreglo debajo de las piedras. Pero tampoco me gustó la utilización que la oposición hizo de este tema, ya que fue la que puso los atrancos para su solución.
—¿Y cree, viendo el resultado, que ha valido la pena?
—La gente ahora está contenta y a lo mejor sí que ha valido la pena. Ha subido el número de abonados y las instalaciones no tienen nada que envidiar a otras piscinas de la comarca.
—¿Y qué me cuenta de la Oficina da Xuventude, la falta de dinero y la sanción a un empleado?
—Es el único tema donde la oposición ha visto un filón para atacarme, ya que no ha habido otro en cuatro años. De hecho, han sido contadas las veces en que me han preguntado algo que no fuera eso. En cuanto a la sanción al trabajador, la justicia nos ha dado la razón. En cuanto al dinero, nuestra actuación consistió primero en denunciarlo con todos los datos de 2009, que fue cuando surgió este asunto. Entonces, comenzamos a mirar años anteriores y fue cuando se hizo una ampliación de denuncia.
—Pero la oposición siempre le recriminó que no les informase de las cuentas de 2008.
—En 2008 percibimos irregularidades. Preferimos hablar de desajustes mientras un juez no diga lo contrario, ya que se trata de un tema penal que determinará la justicia. Otra cosa es que ésta vaya lenta.
—Terminemos con cosas buenas entonces. ¿Qué destaca de su labor en la concejalía?
—De lo que más orgullosa me siento es de haber convertido el escepticismo que había en los consellos escolares en confianza en la administración local. Cuando llegué en 2007, lo priemro que noté fue que los consellos eran muy duros. Daba igual lo que dijeras, que no te creían. Ahora hemos recuperado el diálogo con las ANPAS.

Sada - “En 2007 se saldó una deuda con los ciudadanos permitiéndoles tener un gobierno de progreso”