Rivera apela a la abstención del PSOE para desligarse de Vox en Andalucía

Albert Rivera se fotografió con un grupo de mujeres que visitaba el Parlamento de Andalucía | julio muñóz/EFE
|

Ciudadanos apeló a la abstención del PSOE en Andalucía para permitir un gobierno de la formación naranja y del PP, con los socialistas en la oposición a pesar de haber ganado las elecciones, lo que permitiría a los de Albert Rivera desligarse de Vox porque sus votos dejarían de ser decisivos.
Rivera pidió a la presidenta de la Junta en funciones y candidata socialista, Susana Díaz, que tenga “dignidad” para aceptar lo que ellos consideran una derrota y “responsabilidad” para salirse de los márgenes del “sanchismo” y no “bloquear” la comunidad.
Ante la duda por el papel que tendrá Vox en las negociaciones con el PP, el presidente de Cs entiende que primero hay que preguntar si el PSOE va a permitir que se ponga en marcha el Gobierno y si Díaz prefiere “que los populistas tengan la llave” o que los constitucionalistas pacten.
“Se van a tener que mojar, porque vamos a llegar a un acuerdo”, advirtió Rivera sobre las negociaciones entre PP y Ciudadanos, a la espera de cerrar un pacto que les permita después empezar a hablar de la composición de la Mesa del Parlamento y del Gobierno. Sin embargo, el PSOE de Andalucía descartó una abstención y tildó  de “tomadura de pelo” la petición, que achacan a que Rivera está “avergonzado” por tener que pactar con Vox.
“O van a la mesa en la que está sentada la ultraderecha o van a una mesa con los constitucionalistas”, retó a Ciudadanos el PSOE, y fuentes socialistas, en declaraciones a Efe, recalcaron que la formación naranja tiene que decidir “con quién se sienta”, y que los 47 escaños del PP y Ciudadanos no son suficientes para gobernar ni para presidir el Parlamento, por lo que pidió a Rivera que sea “claro”.
La posición pública de Ciudadanos es negociar sólo con el PP, y por ello su líder en Andalucía, Juan Marín, lanzó una advertencia a los populares, a quienes señaló que espera que no estén negociando con Vox de forma paralela porque eso rompería el compromiso de exclusividad que ambos partidos cerraron.

Encuentro con Vox
Marín desveló que rechazó una petición de diálogo del PSOE porque entiende que se puede gobernar con 47 escaños (los que sumaría con el PP), pero “a partir de ahí el resto de fuerzas tendrá que hacer con sus votos lo que considere oportuno”, en referencia a un posible apoyo de Vox.
En ese contexto, se conoció un encuentro del líder del PP-A, Juanma Moreno, y el de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, aunque los populares se garantizó que ocurrió la semana pasada y que sólo se tomaron un café para conocerse, sin ninguna “voluntad negociadora”. Desde el PP-A señalaron que el encuentro se produjo porque ambos líderes no se conocían y no había ningún ánimo de ocultarlo, ya que se reunieron en un hotel céntrico de Sevilla e incluso les hicieron fotos.
Moreno defendió que su partido está legitimado para hablar “con quien quiere, cuando quiere y como quiere”, y que la única “línea roja” que tiene es la Constitución, aunque no hizo referencia específica al encuentro con Vox.
“Nosotros hablamos con todos, nunca hemos creído en cordones sanitarios”, dijo Moreno, que cree que otros plantean siempre “aislar, marginar y limitar” al PP.

Rivera apela a la abstención del PSOE para desligarse de Vox en Andalucía