Los okupas de la Comandancia cancelan su fiesta de Fin de Año

|

Los okupas de la Comandancia de Obras anunciaron la suspensión de la fiesta de Fin de Año que tenían previsto celebrar esta noche. La decisión se produjo después de recibir una notificación municipal en la que se les informaba de que carecen del permiso necesario para la celebración de un evento de este tipo.
El anuncio lo hicieron ayer a través de su cuenta en Facebook. “Teríanos encantado compartir con todas vós este derradeiro aninovo do CSO A Insumisa previo ao seu desaloxo, sen embargo, tras recibir esta comunicación por parte do Concello, vémonos na obriga de suspender a festa da noite do 31... Feliz ano e vémonos nas rúas!”, publicaron en su perfil acompañándolo de una imagen de la notificación.
La advertencia del Gobierno local informa a los miembros del colectivo okupa de que carecen de la autorización administrativa necesaria para llevar a cabo una actividad de estas características.
Además, se les explica que corresponde al “promotor” de la actividad la responsabilidad de cualquier tipo que se pueda derivar de la celebración de los actos no autorizados.
Esta semana varias calles cercanas a la plaza de María Pita amanecieron con pintadas en las que los okupas rechazan el plan del Gobierno local de convertir la Comandancia de Obras en un espacio polivalente en el que las actividades juveniles serían las principales protagonistas. “A Insumisa non se merca”, “Marea Vendidos” o “Marea títeres de Defensa” fueron algunos de los mensajes que se escribieron sobre paredes, además de otras críticas hacia el equipo de gobierno, el PSOE y el PP.

Un mes
La semana pasada el Ministerio de Fomento adjudicó las obras de reforma de la Comandancia de Obras, paso previo a que el Gobierno local pueda llevar a cabo su proyecto de las “Naves do Metrosidero”.
A finales de enero concluirá el plazo de un mes establecido para que empiecen los trabajos, por lo que en ese período será necesario que el recinto quede desalojado. En un encuentro organizado por el Ayuntamiento para dar a conocer su plan, los okupas mostraron su rechazo a una salida voluntaria, por lo que todo indica que será necesario recurrir a un desalojo forzoso.
El Gobierno local ha mostrado su preferencia hasta ahora por encontrar un desenlace a través del diálogo, pero después de los últimos acontecimientos parece que esta opción se complica. Los okupas entienden que la tutela municipal supondría acceder a renunciar a la autonomía política actual de este espacio. l

Los okupas de la Comandancia cancelan su fiesta de Fin de Año