Sábado 17.11.2018

¿Cómo están ustedes?

Rsistiendo, imagino. Y es que agosto se las trae: los taxistas, en pie en vez de sentados, toman las ciudades.

Rsistiendo, imagino. Y es que agosto se las trae: los taxistas, en pie en vez de sentados, toman las ciudades. Allí arriba, Ryanair deja al personal en el suelo y unos militares jubilados se echan al monte.
Se amontonan los males: la falta de recursos económicos de sus padres dejan a cuarenta y cinco mil alumnos en Galicia sin comedor y hay otros cinco mil a los que sus padres no les pueden pagar actividades extraescolares por su coste. La economía trece tres puntos y los sueldos siguen “a ras de suelo”.
Si abrimos el mapa nos cuentan que en España y olé el veinte por ciento de los jubilados lo pasan fatal y que uno de cada cinco está en riesgo de pobreza. A la vez nos cuentan que Rajoy se marcha de la política con seis inmuebles y un millón de euros ahorrados
Pasando por Génova nos encontramos con “la Perestroika del PP”, donde ganó el capitán Trueno, al parecer, con un ciento de votos gallegos que han dejado contento a Feijóo, pues “Casado encarna la pasión y la renovación”. 
Eso: vuelta al siglo pasado siguiendo las normas de la derecha más ultra. Careras fuera y un “regreso” a 1985 revisando la ley del embarazo, envolviéndose en la bandera con los más ultras, para, dice, “aglutinar a todo lo que hay a la derecha del PSOE”. 
Un articulista le recuerda su máster, aun en entredicho, pero pelillos a la mar que en el Partido Popular tragan de todo. 
Desde Ciudadanos lo han despachado como “el antiguo portavoz de los corruptos desde su puesto de vicesecretario de Comunicación”. Este hombre, de gran raigambre religiosa prueba su fe con milagros: la mitad de la carrera la terminó en cuatro meses, mientras la otra parte le llevó cuatro años. 
El epitafio a “la Prestroika pepera” es que perdió Rajoy, junto con su brazo derecho (SSS) y ganó Aznar ¡vuelve el hombre!, además de Sánchez que las tiene como Fernando VII. 
Y hablando de reyes ahí anda el CNI, las grabaciones de Corinna, el patrimonio de Juan  Carlos, el emérito,  que dan para una peli. Y, arriba el telón, la banca del señor Botín –un apellido conocido en los juzgados– se nos marcha de España si le subimos los impuestos. ¡Que se pongan en huelga! 
Y la última: El número dos de Camps apunta al Partido Popular nacional (el de Casado, que estaba en Génova) de la caja B. Y   Europa multa a España para que depure sus aguas. Las aguas bajan turbias.

¿Cómo están ustedes?
Comentarios