viernes 18/9/20

Una venganza que reabre viejas heridas

PEDRO “La sonrisa” Sánchez se llevó un palo Made in Europa con su oposición a la candidatura de Luis de Guindos a la vicepresidencia del BCE. Su rechazo se basaba en una razón tan contundente como que De Guindos es Luis y no Luisa. O sea, que al no ser mujer no merecía el apoyo del PSOE. Solo han pasado unos días desde entonces y él mismo se ha puesto en evidencia. Elena Valenciano –queda claro que es Elena y no Eleno– aspiraba a ser la presidenta del grupo socialista en la Eurocámara, pero Sánchez ha dicho que de eso ni hablar, que le vayan dando a su compañera de partido. Y todo porque apoyó a Susana “La sultana” Díaz durante la pelea por la secretaría general. Para que después ande presumiendo por las teles de que el PSOE vuelve a estar unido. Aunque conociendo sus limitaciones también es posible que piense que alguien que se apellide Valenciano tiene que ser un hombre por narices... y no es así. Ella respondió: “Acepto el veto con deportividad”. ¡Toma lección de política! FOTO: elena valenciano y susana díaz | aec

Comentarios