Martes 11.12.2018

La expedición del “Aquarius” pone rumbo a Valencia con 630 migrantes

El barco “Aquarius” de la ONG SOS Mediterranée y de Médicos Sin Fronteras (MSF), junto a otras dos naves italianas que transportan a los 630 inmigrantes rescatados.

Un voluntario ayuda asiste a un refugiado
Un voluntario ayuda asiste a un refugiado

El barco “Aquarius” de la ONG SOS Mediterranée y de Médicos Sin Fronteras (MSF), junto a otras dos naves italianas que transportan a los 630 inmigrantes rescatados, partieron hoy rumbo a Valencia, en el este de España, después de 48 horas detenidos ante la negativa de Malta e Italia de abrirles un puerto seguro.
Fuentes a bordo del “Aquarius” informaron de que la embarcación emprendió viaje hacia el puerto español de Valencia a las 21.00 horas.
En el “Aquarius” viajan 106 inmigrantes, de ellos 51 mujeres, 45 hombres y 10 niños, mientras que el resto lo harán repartidos en la nave “Orione” de la Marina italiana y en la “Dattilo” de los guardacostas, en total 630 inmigrantes según un nuevo recuento, informó a ONG francesa en Twitter.
De esa manera se reduce la capacidad del “Aquarius”, que acogía a todas esas personas desde su rescate el sábado, y podrá realizar con seguridad la travesía hacia Valencia.

Momentos de tensión
Los inmigrantes, que pasaron por momentos de tensión por la incertidumbre, “acogieron bien la decisión de trasladarles a España”, explicó Alessandro Porro, cooperante de SOS Mediterranée desde el “Aquarius”.
Uno de estos inmigrantes agradeció que España les acoja y dijo que, en cualquier caso “es Europa y no Libia”, desde donde zarparon y donde describió un clima de violencia. “Es como vivir el infierno (...) No debemos regresar a Libia y por eso lo agradecemos. Nos habéis rescatado”, celebró.
Mientras el Gobierno rechazaba las “lecciones” de Madrid y de París. La negativa de Italia a recibir al “Aquarius” suscitó un cruce de reproches entre distintos países europeos, a los que Roma reclama el reparto de los inmigrantes que llegan desde África y la revisión del Protocolo de Dublín, que establece normas para ello.
En España, la ministra de Justicia española, Dolores Delgado, afirmó que la asistencia a ese barco supone cumplir con la ley internacional pero al mismo tiempo no descartó que “acaben existiendo responsabilidades penales internacionales” por la actuación de Italia.
Palabras duras llegaron también desde Francia pues su presidente, Emmanuel Macron, denunció el “cinismo” y la “irresponsabilidad” del Gobierno de Italia en la gestión del “Aquarius” y expresó su intención de hablar con las autoridades italianas, españolas y maltesas.
Pero no menos vehemente fue la postura del nuevo Gobierno de Italia, una coalición entre el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga, que con esta nueva estrategia dejó claro que no permitirá que las ONG sigan desembarcando en el país inmigrantes rescatados en el mar.
Su vicepresidente Luigi di Maio, consideró “vergonzoso” que Francia y España “den lecciones” tras el rechazo al barco y avanzó que “nada será como antes” en materia migratoria. 
Mientras,  la Comunitat Valenciana va a aumentar el número de traductores, de forenses y de personal al servicio de la Fiscalía para atender las necesidades jurídicas de los migrantes del barco “Aquarius” cuando desembarquen en el puerto de Valencia.
La Generalitat Valenciana ubicará en la antigua sede de la Copa América del puerto de Valencia la base logística que coordinará la llegada, un hecho que se estima que se producirá en tres días. l

Comentarios