sábado 31/10/20

El papa reconoce que existe un “lobby gay” en el Vaticano y una corriente de corrupción interna

El papa Francisco reconoció ante un grupo de religiosos latinoamericanos que tiene dificultades para reformar la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, debido a “una corriente de corrupción” interna, así como del llamado “lobby gay”, según informó ayer el portal católico progresista Reflexión y Liberación.
 

el papa adelantó que serán los cardenales quienes hagan las reformas
el papa adelantó que serán los cardenales quienes hagan las reformas

El papa Francisco reconoció ante un grupo de religiosos latinoamericanos que tiene dificultades para reformar la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, debido a “una corriente de corrupción” interna, así como del llamado “lobby gay”, según informó ayer el portal católico progresista Reflexión y Liberación.
“Se habla de ‘lobby gay’, y es verdad, está ahí... Hay que ver qué podemos hacer”, agregó el pontífice al referirse al sistema de chantajes internos basados en debilidades sexuales, denunciados por la prensa italiana en febrero pasado.
“En la curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también hay, es verdad”, admitió el papa en una audiencia concedida el 6 de junio pasado a la directiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos.

desorganizado
Según recoge el mismo portal, el pontífice se declara “desorganizado” para encarar la reforma de Curia roma, uno de los asuntos más solicitados por los cardenales: “La reforma no la puedo hacer yo, estos temas de gestión... Yo soy muy desorganizado, nunca he sido bueno en esto”. Sin embargo, el papa adelantó que serán los cardenales quienes llevarán a cabo esa reforma.
Asimismo, el papa afirmó ayer que con una Iglesia rica, “la Iglesia envejece” y “no tiene vida”, durante homilía de la misa que celebra desde su elección en la parroquia de Santa Marta.
El papa argentino, como ya ha afirmado en otras ocasiones, reiteró la necesidad de que la Iglesia “sea testimonio de pobreza” y agregó que “san Pedro no tenía una cuenta en el banco”.
En referencia al pasaje de la Biblia en el que Jesús pide a sus apóstoles que no “se procuren de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos”, el papa Bergoglio hizo hincapié en que “la predicación del Evangelio es algo gratuito”.
El sumo pontífice afirmó que en la Iglesia siempre se ha caído “en esta tentación” y “esto ha creado un poco de confusión” y ha provocado que “el anuncio (del Evangelio) parezca proselitismo”.

Comentarios