domingo 29/11/20

La cifra de inmigrantes que viven en España vuelve a los patrones de antes de la crisis

El año pasado llegaron a España 420.000 inmigrantes, una cifra un 22% superior a la de 2015 y un máximo histórico solo rebasado entre 2007 y 2008, lo que supone el retorno a la “normalidad” de la inmigración en nuestro país con una “progresiva vuelta a los patrones precrisis”.

El año pasado llegaron a España 420.000 inmigrantes, una cifra un 22% superior a la de 2015 y un máximo histórico solo rebasado entre 2007 y 2008, lo que supone el retorno a la “normalidad” de la inmigración en nuestro país con una “progresiva vuelta a los patrones precrisis”.
Son algunas de las conclusiones de los autores del Anuario CIDOB de la Inmigración 2017, que se presentó ayer y que bajo el título “La inmigración en el ojo del huracán”, analiza el auge de los populismos en el mundo y sus discursos contrarios a los fenómenos migratorios y las tragedias que se ciernen en torno a estas personas.
La cifra récord de 2016, y su tendencia al alza confirmada ayer por el INE, que sitúa el número de entradas de personas procedentes del extranjero en 237.115 en el primer semestre de este año, indica que “la crisis ha terminado” y que ese cambio de ciclo “se traslada también” al flujo migratorio, según explicó uno de los autores científicos del informe durante su presentación, Ramón Mahía.
“Volvemos y es probable que volvamos a recibir grandes volúmenes de inmigración” según vaya mejorando la situación económica, ha augurado Mahía, que ha subrayado que no deben considerarse “raras” cifras de entradas que alcancen o superen el medio millón. Pero, a diferencia de los que llegaron a España hace algo más de una década, los inmigrantes de hoy proceden de reagrupaciones familiares o bien son nacionalizados españoles que retornaron a sus países y que ahora vuelven a emigrar.

Diferencias
Un fenómeno, el de la reinmigración, “destacable y probable que veamos incrementarse en adelante”, señaló. De ahí que sus necesidades no sean las mismas que las de los primeros inmigrantes, ya que se trata de ciudadanos españoles, y aunque Mahía cree que no se requerirán cambios del marco normativo, este fenómeno y sus nuevas demandas precisarán “algunos ajustes”. El desafío principal de este grupo es el de la igualdad respecto a los nativos en el acceso al mercado laboral. l

Comentarios