martes 20.08.2019

Trump elige a ultraconservadores para la CIA, seguridad nacional y Justicia

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sigue incorporando a conservadores a su futura administración al designar al senador por Alabama Jeff Sessions como fiscal general, al general retirado Michael Flynn como asesor de seguridad nacional y al congresista Mike Pompeo como director de la CIA.

Donald Trump en un acto de campaña junto a Michael Flynn, asesor de seguridad nacional        REUTERS/Mike Segar
Donald Trump en un acto de campaña junto a Michael Flynn, asesor de seguridad nacional REUTERS/Mike Segar

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sigue incorporando a conservadores a su futura administración al designar al senador por Alabama Jeff Sessions como fiscal general, al general retirado Michael Flynn como asesor de seguridad nacional y al congresista Mike Pompeo como director de la CIA: un crítico de la inmigración legal, un ex militar acusado de islamofobia y uno de los miembros instrumentales en la acusación contra Hillary Clinton por negligencia en el asalto a la Embajada de EEUU en Bengazi. 
Sessions es el nombramiento más destacado. Fue uno de los primeros congresistas en prestar su apoyo a Trump, y fue presidente de su comité de seguridad nacional durante la campaña. El senador es uno de los más prominentes enemigos de la inmigración legal en Estados Unidos – “la principal fuente de la depreciación del trabajo en el país”, escribió el año pasado en una columna de opinión en el “Washington Post” –, y uno cuya carrera como fiscal de Alabama estuvo plagada de acusaciones de racismo que Alabama Jeff Sessions siempre negó.
Acusaciones que, sin embargo, acabaron costándole sus esfuerzos para ocupar un cargo como juez federal. Allegados testificaron que Sessions empleaba habitualmente la palabra “negraco” y había expresado su simpatía por el Ku Klux Klan “hasta que descubrió que fumaban porros”, según fuentes consultadas por el “New York Times”. Al igual que Pompeo, Sessions demostró afinidad por el movimiento antigubernamental Tea Party – gracias muy en parte a su radical postura contra la inmigración –, sin embargo se mostró en ocasiones partidario de la colaboracón con los demócratas. 

INVASIÓN DE IRAK
Sessions, de 70 años y nacido en la emblemática localidad de Selma, fue también un férreo partidario de la invasión de Irak y contrario a las medidas de estímulo económico impulsadas por la administración Obama en sus ocho años. Una punta de lanza en la oposición legislativa contra el presidente de los últimos años, merced en buena parte a su gran experiencia en los entresijos de Washington como integrante de hasta cuatro comités (el Presupuestario, el Judicial, el de Servicios Armados y el de Obras Púbicas) y llegó a ser incluso considerado por Trump para acompañarle como nominado a la Vicepresidencia en su carrera a la Casa Blanca. 
“Sessions es una mente legal de clase mundial, enormemente admirado por los eruditos del Derecho”, manifestó Trump a través del comunicado remitido por su equipo de transición. Sessions, por su parte, se declaró “honrado por la nominación” y manifestó su deseo de “poner todas sus fuerzas en el desempeño de su trabajo” y abrazar “con entusiasmo” la visión de Trump para “una única América, con justicia e imparcialidad”. 
El general retirado Michael Flynn, por su parte, recibe la nominación horas después de que la ONG Human Rights Watch denunciara su enorme desprecio hacia la Convención de Ginebra y otras leyes que prohíben, por ejemplo, la tortura. n

Comentarios