domingo 20.10.2019

El presidente de Burkina Faso dimite después de tres días de protestas masivas

El presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, dimitió ayer de su cargo después de tres días de protestas masivas y violentas en las calles del país que reclamaban su marcha tras 27 años en el poder, adonde llegó mediante un golpe de Estado.

Un grupo de personas protesta contra el Gobierno de Burkina Faso en las calles de Uagadugú	efe
Un grupo de personas protesta contra el Gobierno de Burkina Faso en las calles de Uagadugú efe

El presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, dimitió ayer de su cargo después de tres días de protestas masivas y violentas en las calles del país que reclamaban su marcha tras 27 años en el poder, adonde llegó mediante un golpe de Estado.
“Declaro que el poder queda vacante para permitir la organización de elecciones justas y democráticas en 90 días”, afirmó Compaoré en un comunicado firmado por él mismo y leído en la televisión burkinesa.
Tras este anuncio, el jefe de Estado Mayor, el general Honoré Nabere Traoré, asumió la presidencia interina en Burkina Faso con el objetivo de celebrar elecciones “lo más pronto posible”.
Así, el Ejército informó de la suspensión de la Constitución de 1991 y la creación de un órgano transitorio “que se establecerá de acuerdo con todas las fuerzas de la nación para organizar una transición que permita volver a la vida constitucional normal”.
Compaoré, que llevaba en el poder desde 1987 tras protagonizar un golpe de Estado en el que murió su antecesor, Thomas Sankara, justificó su decisión de dimitir por “la degradada situación sociopolítica y la amenaza de división dentro de nuestro Ejército”.
Las multitudinarias protestas de ciudadanos y de la oposición continuaron ayer, después de que la noche anterior Compaoré asegurara que por el momento seguiría en el poder y que lo abandonaría tras un “período de transición”, cuando se comprometía a ceder el mando al presidente que fuese elegido democráticamente.
Aunque no hay una versión oficial sobre el paradero de Compaoré, algunos testigos citados por los medios de comunicación locales aseguran que, tras abandonar el Palacio de Kosyam, cruzó la frontera con Ghana en un convoy militar.
Las primeras noticias de la marcha de Compaoré llegaron de la mano del coronel del Régimen de Seguridad Presidencial Issaac Zida, quien anunció la dimisión del presidente ante decenas de miles de manifestantes que reclamaban la marcha del jefe de Estado en la Plaza de la Nación en la capital, Uagadugú. En palabras del coronel, “el poder reside en el pueblo y es él el que decidirá las acciones a seguir”, y el Ejército estará “al lado del pueblo”.
Pese a la dimisión del presidente, los manifestantes siguieron concentrados en la Plaza de la Nación, convertida en epicentro de las protestas que se iniciaron esta semana para reclamar la anulación de la enmienda constitucional que permitiría a Compaoré prolongar su mandato.
Tras conocer que el general Traoré estará al frente de la transición en Burkina Faso, algunos manifestantes gritaron “fuera el jefe de Estado Mayor” y clamaron el nombre del general retirado Kouame Lougué.
En los últimos días muchos han mostrado su deseo de que Lougué, que el jueves se unió a los manifestantes en la capital, sea el nuevo líder hasta que se celebren elecciones.
Ayer también se registraron algunos incidentes violentos, como el saqueo por un grupo de manifestantes de la casa del hermano menor de Compaoré, François Compaoré.
Las protestas contra el presidente de Burkina Faso arrancaron el pasado miércoles, cuando miles de personas se manifestaron en la capital al grito de “Veintisiete años es suficiente”.
El jueves, las protestas se extendieron e intensificaron en todo el país, especialmente en Uagadugú, donde centenares de manifestantes asaltaron e incendiaron el Parlamento en protesta por la votación de la enmienda constitucional.

Comentarios