martes 26/1/21

Al menos 33 muertos, la mayoría niños, tras colisionar un autobús y un camión al sur de Marruecos

Al menos 33 personas, la mayoría niños, murieron ayer al colisionar frontalmente el autocar en que viajaban en el sur de Marruecos con un camión que transportaba gas y que explotó tras el choque, según fuentes médicas y policiales.

Al menos 33 personas, la mayoría niños, murieron ayer al colisionar frontalmente el autocar en que viajaban en el sur de Marruecos con un camión que transportaba gas y que explotó tras el choque, según fuentes médicas y policiales.

La mayoría de los fallecidos son menores de entre doce y catorce años que venían de una competición deportiva desarrollada en las cercanías de Rabat y se dirigían a El Aaiún, capital del Sáhara Occidental.

Además, otras diez personas resultaron heridas y la mayoría fueron ingresadas en el Hospital Hasán II de Tantán, mientras uno de los casos de mayor gravedad, con quemaduras de tercer grado, fue transportado por helicóptero a Marrakech, por lo que se teme que el número de víctimas mortales podría subir.

Según los detalles ofrecidos por la representación local de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Tantán, las víctimas venían en un autobús de línea CTM, una de las mejores compañías de transporte del país en cuanto a calidad y seguridad. En este viaje de casi 1.200 kilómetros, dos conductores se turnaban en el volante y el que reposaba en el momento del choque salvó milagrosamente la vida, dijo la Gendarmería (policía rural) en la zona.

El accidente ocurrió a las 07.00 hora local en la carretera nacional número 1 en la localidad de Dar Chbika, a unos 200 kilómetros del destino, cuando el autobús colisionó frontalmente con un camión que transportaba gas, que venía de El Aaiún y se dirigía a Tantán, y se produjo una explosión. Se desconoce si fue el camión el que invadió la calzada contraria o fue el autobús.

Las imágenes del lugar del accidente muestran la violencia del choque, con el autobús completamente calcinado y convertido en un esqueleto de chatarra, mientras a su lado se alineaba una larga fila de cadáveres cubiertos con plásticos negros.

La AMDH alertó ayer en un comunicado contra “la precariedad de la infraestructura viaria” en esta zona del país, especialmente el largo tramo de cientos de kilómetros que une Guelmim y Dajla, en el sur del Sáhara Occidental.

Las investigaciones están en curso para determinar las circunstancias del siniestro y dirimir las responsabilidades, al tiempo que se ha formado una célula de crisis en la ciudad presidida por el ministro de Interior, Mohamed Hassad.

Poco tiempo después del accidente, el rey Mohamed VI anunció que se hará personalmente cargo de los gastos de inhumación de los cadáveres.

Comentarios