Malalai Faizi, la esperanza de las mujeres para lograr derechos en Afganistán

Malalai Faizi habla con un grupo de mujeres en el hospital/EFE/EPA/STRINGER

Con su designación este mes al frente de un hospital de maternidad en Kabul, la doctora Malalai Faizi se convirtió en la primera mujer nombrada por el Gobierno talibán al frente de una institución pública, un paso hacia una posible relajación de las restricciones laborales femeninas en Afganistán.


"Las mujeres somos una clase desfavorecida de la sociedad, por lo que me siento muy afortunada y feliz de servir a esta clase desfavorecida", señaló en una entrevista a Efe Faizi tras ser nombrada directora del Hospital de Maternidad Malalai.


El nombramiento supuso un inédito movimiento en las políticas de los fundamentalistas sobre las mujeres desde su llegada al poder el pasado 15 de agosto, ya que hasta ahora las habían excluido del gobierno, además de restringir su libre movimiento, o su asistencia a la escuela secundaria y a numerosos puestos de trabajo.


Solo unos pocos departamentos gubernamentales, entre ellos el sector de la salud, tienen a mujeres en sus equipos de trabajo.


La designación de Faizi habría sido impensable en el anterior gobierno de los talibanes, entre 1996 y 2001, recordado por una implacable aplicación de la ley islámica, cuando los castigos eran la norma y se recluyó a las mujeres en el hogar.


Faizi se graduó precisamente en 1996 en la Universidad de Kabul, justo antes de la llegada de los fundamentalistas al poder ese mismo año, y posteriormente trabajó en el hospital infantil Indira Gandhi de Kabul y en diferentes organismos en el país.


El hospital de maternidad que dirige ahora esta pionera se encuentra en el centro de Kabul y es el más grande de Afganistán, con 350 plazas, y aunque está bien equipado, en comparación a otros, todavía falta equipo médico y personal técnico femenino.


En este hospital trabajan 442 empleados, de los cuales 421 son mujeres, una cifra insuficiente para cubrir la demanda de pacientes que acuden a diario al centro para ser atendidas.


"Según la media mensual, hospitalizamos a 2.500 mujeres que dan a luz a 2.500 recién nacidos, pero la escasez de equipos, suministros, medicamentos y personal femenino hace que el hospital se sature de pacientes, que es el principal desafío al que nos enfrentamos", afirmó.


Faizi reconoce que tras la toma de poder por parte de los talibanes en agosto, los hospitales de maternidad "se vieron afectados y se enfrentaron a la escasez de medicamentos, el impago de los salarios del personal y la falta de equipos", pero tras varios meses, la situación está poco a poco volviendo a la normalidad después de que el Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) empezó a prestar apoyo en unos diez centros de la capital afgana.


Aun así, "faltan doctoras, hay escasez de medicamentos y equipos y sobre todo la poca concienciación de las madres durante el embarazo", lo que provoca que en ocasiones las mujeres pierdan a sus hijos de forma prematura o sufran partos anormales, añadió.


Derechos de la mujer 

En relación a los derechos de las mujeres en materia de trabajo y educación, Faizi remarcó que "las mujeres son necesarias para la sociedad en todos los campos" y confía en que el gobierno talibán nombre a más mujeres en diferentes campos en un futuro próximo.


"Creo que el Emirato Islámico (como se autodenomina el Gobierno talibán) nombrará a más personal femenino, no solo en la salud, sino en todos los campos, como la economía y la educación".


Faizi explicó que por los patrones que se rige la sociedad tradicional afgana, "las pacientes deben ser tratadas por doctoras", pero el número de personal médico femenino es mucho menor que la demanda que debe cubrir, en parte por trabas que tienen las niñas a la hora de acceder a la educación en Afganistán.


Para que las mujeres puedan poco a poco lograr más derechos en el país, es necesario derribar las "restricciones culturales" y apostar por "una plataforma educativa para las niñas y mujeres afganas" para que puedan llegar a convertirse en médicas profesionales.


En este sentido, la doctora considera que los talibanes deben facilitar la educación femenina para niñas, a las que se le prohibió por ahora el acceso a los estudios de secundaria, y crear un ambiente de trabajo para que el personal de salud femenino pueda atender tanto a los pacientes como a su familia.


"Mi reclamo al Gobierno del Emirato Islámico es que brinden una oportunidad educativa para las niñas y un entorno de trabajo para las doctoras y el personal femenino, como las parteras, para que puedan ayudar tanto a las pacientes afganas como a sus familias", apuntó.


Faizi también pidió a la comunidad internacional que siga invirtiendo en la mejora de Afganistán, después de que tras la toma de poder de los fundamentalistas se suspendieron los fondos de reconstrucción del país hasta nuevo aviso.


"Hago un llamamiento a la comunidad internacional para ayudar a todos los hospitales en Afganistán en el campo de la maternidad para que las mujeres desfavorecidas de la sociedad afgana puedan obtener beneficios y disminuir las muertes maternas, dando a luz a un bebé normal", sentenció.

Malalai Faizi, la esperanza de las mujeres para lograr derechos en Afganistán

Te puede interesar