viernes 20.09.2019

Johnson asume que el Brexit duro sería un “fracaso” pero aún ve viable un pacto

El primer ministro irlandés le reitera que “que no haya una salvaguarda implica que no hay acuerdo”
Boris Johnson expone su punto de vista en presencia de Leo Varadkar | AIDAN CRAWLEY (efe)
Boris Johnson expone su punto de vista en presencia de Leo Varadkar | AIDAN CRAWLEY (efe)

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, reiteró que sigue dispuesto a negociar para “conseguir un acuerdo” con la Unión Europea y recnoció que un Brexit caótico, una opción que sigue sobre la mesa de cara al 31 de octubre, sería un “fracaso” para toda la clase gobernante.

Johnson viajó ayer a Dublín, donde fue recibido por su homólogo irlandés, Leo Varadkar. “Tengo un mensaje que quiero exponer junto a ti hoy (por ayer), Leo, y es que quiero un acuerdo, quiero lograr un acuerdo”, subrayó el “premier” británico.

Johnson aseguró que estudia “cuidadosamente” las “consecuencias” que podría tener un Brexit sin acuerdo y, aunque para el primer ministro británico sigue siendo una opción, matizó que “no hay duda de que sería un fracaso” de toda la clase política.

El futuro en juego
“Está en juego el futuro de las empresas, de los productores agrícolas y de millones de ciudadanos de a pie que confían en que usemos la imaginación y la creatividad para lograrlo. Quiero que sepas que prefiero abrumadoramente llegar a un acuerdo”, añadió.

El jefe del Gobierno británico planteó la posibilidad de reabrir el Acuerdo de Retirada negociado por su predecesora, Theresa May, a pesar de que desde la UE le han advertido en reiteradas ocasiones de que no cederán en este sentido. También reclamó la retirada del plan de emergencia planteado para la frontera irlandesa en caso de que no se logre ningún pacto específico sobre esta zona al término de la fase de transición.

Garantías contra promesas
“A falta de acuerdos alternativos, que no haya ‘backstop’ implica que no hay acuerdo”, advirtió Varadkar, que ha utilizado el término utilizado en la jerga comunitaria para aludir a la salvaguarda planteada para la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

“Lo que no podemos hacer y no haremos, y sé que lo entiendes, es acordar reemplazar una garantía legal con una promesa”, añadió  Varadkar en su comparecencia.

El primer ministro irlandés también señaló que aplazar el debate “otros catorce meses” no es una opción “atractiva” para nadie, en la medida en que implica prolongar también la “incertidumbre” sobre un divorcio que debería haber quedado zanjado a finales de marzo de este año.

Discrepancias patentes
Las discrepancias entre los dos líderes quedaron patentes en el comunicado conjunto difundido al término del encuentro, en el que reiteraron su disposición para seguir trabajando en aras del interés común y, al mismo tiempo, reconocieron que queda mucho por hacer.

“Se ha establecido una base común en algunas áreas aunque sigue habiendo diferencias significativas”, explica el texto, en el que también se apunta que las discusiones están todavía “en una fase inicial”.  

El tiempo se le agota a Johnson tras ver el fracaso de su maniobra para cerrar el Parlamento e impedir que este vetase una salida abrupta de la UE. El pasado agosto, el primer ministro británico, pidió  permiso a la reina Isabel II, jefa de Estado, para suspender las sesiones parlamentarias hasta el 14 de octubre, cuando presentará un nuevo programa del Gobierno.

Con motivo de la suspensión del Parlamento, los partidos de la oposición y 21 diputados conservadores “rebeldes” consiguieron la semana pasada hacerse con el control de la agenda parlamentaria y tramitaron una ley que obliga a Johnson a pedir una prórroga del Brexit si no hay acuerdo antes del 31 de octubre.

Esta ley, aprobada por las dos cámaras del Parlamento de Westminster, recibió  la sanción de la reina Isabel II.

En ese sentido, un portavoz de Downing Street, despacho oficial del jefe del Gobierno, señaló este lunes que el Gobierno cumplirá con la ley, pero matizó que Johnson no pedirá un retraso de la salida británica del bloque europeo.

“El primer ministro no va a pedir una prórroga. Si los diputados quieren resolver esto hay una manera fácil: votar por unas elecciones y dejar que la gente decida”, añadió el portavoz.

La crisis del Brexit se profundicó por el enfrentamiento entre el Gobierno, partidario de un Brexit con o sin acuerdo este 31 de octubre, y la oposición, crítica con la decisión de Johnson de suspender el Parlamento.

Comentarios