sábado 16/1/21

La Xunta prepara desescaladas diferentes entre las ciudades y el rural y ajusta las medidas

Seis municipios se suman a aquellos con las mayores restricciones mientras salen otros  seis territorios
El conselleiro de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, en rueda de prensa tras el comité clínico | xoán rey
El conselleiro de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, en rueda de prensa tras el comité clínico | xoán rey

El comité clínico que asesora a la Xunta en la gestión del Covid-19 ultimará el martes un documento sobre las condiciones de salida de las restricciones para los ayuntamientos que están cerrados, unos 60, que establecerá diferencias entre las ciudades y el rural.  

En concreto, el límite se fijará en los 10.000 habitantes, según explicó el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, tras la reunión semanal del subcomité clínico, que decidió incluir seis nuevos municipios en las restricciones más duras, las conocidas como “modelo Carballiño”, y sacar a otros seis de esa situación.

A falta de una semana para que se cumpla el mes inicial establecido para estas restricciones de cierre perimetral de negocios de hostelería y solo reuniones de convivientes, se esta trabajando en “grados de salida distintos” en función de la población.

En la misma rueda de prensa, la conselleira de Política Social, Fabiola García, anunció que su departamento realizará auditorías quincenales en todas las residencias de mayores para comprobar que se cumplen los protocolos frente al Covid-19 y ayudar a que se apliquen correctamente.  

Ademas, ambos conselleiros informaron sobre el incremento de la frecuencia de cribados a los trabajadores de estas residencias asistenciales, que serán cada siete días en lugar de cada 15 como ahora, y la puesta a disposición de test de antígenos para todas estos centros, tanto para pruebas a pacientes como para empleados.

Aparte se implementará un cribado adicional a usuarios de residencias que no registraron ningún caso positivo.

Por lo que respecta a los cambios en las medidas por ayuntamientos, bajan del nivel 3 de restricciones al 2 los municipios de Vedra, O Pino y Mugardos (A Coruña); Viveiro (Lugo), y Toén y San Cibrao en (Ourense), que dejarán de estar cerrados perimetralmente y podrán reabrir la hostelería.

Por el contrario, pasarán a estar cerrados, y por lo tanto al nivel 3, los de Ribadumia, Meis y Meaño, en la comarca de O Salnés, con un cierre perimetral conjunto; y los de Cee, Dumbría y Muxía, en la comarca de Fisterra.

Entre los grandes municipios, son Ourense y Santiago los que presentan una “muy buena evolución”, según el conselleiro de Sanidad, lo que hace prever que podrán pasar a “menores restricciones” en cuanto haya “más estabilidad” en la reducción de los contagios de Covid-19 que mostraron en los últimos días.

De momento, aún se mantendrán bajo una vigilancia especial los municipios de Sarria y Chantada, en la provincia de Lugo, aunque presentan una buena evolución, y también los de A Rúa y Petín, en Ourense, y Ribeira.  

Al grupo de estos ayuntamientos con seguimiento especial se suma esta semana el de Ordes.

En general, los datos muestran una “tendencia descendente” en la evolución de la pandemia, señaló la directora general de Salud Pública, Carmen Durán, quien destacó que Vigo y Pontevedra presentan una “estabilidad con cierto descenso”.  

El gerente del Servizo Galego de Saúde (Sergas), Julio Flores, consideró por su parte que las medidas adoptadas en las últimas semanas “están teniendo resultados” porque disminuyó la presión hospitalaria.

En la misma línea, el doctor Pedro Rascado coincidió en su intervención en que las medidas restrictivas “funcionan” pero reclamó “prudencia” a los municipios que salen de las restricciones e insistió en la mascarilla como la mejor vacuna contra el virus porque “es segura, eficaz y no tiene efectos secundarios”.

Comentarios