domingo 20.10.2019

La Xunta estudia el plan de Abanca de crear una universidad privada que empezaría a funcionar en 2021

La tramitación no acabaría antes de tres años, dados los requisitos establecidos por la normativa estatal

El presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet | aec
El presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet | aec

La Xunta analiza la solicitud realizada formalmente por Afundación, la Obra social de Abanca, para crear la que sería la primera universidad privada de la comunidad gallega, con contenidos que girarían en torno al ámbito empresarial y que, de cumplirse los requisitos y los trámites establecidos, podría iniciar su andadura en el horizonte del curso 2021-2022.
Así lo confirmó el secretario xeral de Universidades, José Alberto Díez de Castro, en el transcurso de la Comisión 4ª de Educación y Cultura, celebrada en el Parlamento Gallego, en respuesta a la pregunta formulada por la diputada del BNG Olalla Rodil, en torno a las “informaciones no oficiales” existentes sobre esta “supuesta” universidad privada y sobre sus posibles consecuencias y repercusiones en el sistema universitario gallego.
José Alberto Díez de Castro aseguró que la sede electrónica de la Xunta recibió el 4 de octubre de este año la solicitud presentada por el patronato de Afundación para el reconocimiento de la Universidad Internacional de la Empresa (UIE). A partir de este momento, se inició la tramitación de la que es, al menos desde 2009, la primera petición formal de creación de una universidad privada en Galicia.
La tramitación no se finalizaría, como mínimo, antes de tres años, ante los requisitos establecidos tanto por la normativa estatal como los más “restrictivos” a nivel gallego y que exigen, entre otras cuestiones, que se trate de una universidad privada de calidad que aporte “valor añadido”, con un programa que “complemente” y no sea reiterativo, con garantías de docencia, investigación y doctoramiento y que no se plantee “especular con la docencia ni ganar dinero”.

Sin ánimo de lucro
En este sentido, el secretario xeral de Universidades añadió que la propuesta, que aún se encuentra en la fase inicial de tramitación, recoge que la Universidad estaría gestionada por una Fundación, por lo que sería “sin ánimo de lucro” y no podría generar beneficios. De hecho, recordó que el Patronato de Abanca cuenta con representantes de siete ayuntamientos, de las cuatro Diputaciones, del Parlamento de Galicia, de la Xunta y de los empleados de la Fundación.
Además, debería contemplar un porcentaje específico de alumnos que estudiasen con becas y no tendría financiación autonómica. En cuanto a los estudios que se impartirán, que tendrían que ser acordados en la última fase del proceso de tramitación, girarían en torno al ámbito empresarial, con ramas sociales y de ingeniería.
Díez de Castro defendió, en todo caso, que su aprobación no afectaría al sistema universitario gallego, en una comunidad con tres universidades y siete campus que es la única de estas características sin contar con una privada. En datos estatales, recordó que España cuenta con 84 universidades, de las que 34 tienen carácter privado, en un “marco normativo que permite su convivencia”.
En el caso de Galicia, remarcó que se mantendrán los presupuestos para la universidad gallega, a la que se destina el mayor porcentaje del PIB de todas las comunidades autónomas, y la apuesta autonómica actual que se refleja en cuestiones como creación prevista de “14 nuevos grados hasta 2021” para captar alumnado.
Los rectores de las universidades gallegas y los restantes miembros del Consello Galego de Unviersidades (CGU) tienen constancia de esta petición. Según Díez de Castro, en el transcurso de la última reunión se informó de que se está analizando la documentación presentada con el objeto de emitir el preceptivo informe previsto en el procedimiento administrativo de reconocimiento de universidades privadas. l

Comentarios