martes 19/1/21

Los grupos confían en cumplir los plazos fijados para elaborar el dictamen de reactivación en enero

Ahora recopilarán toda la información de las comparecencias y los 140 informes que se solicitaron
El portavoz del grupo parlamentario popular, Pedro Puy | lavandeira jr (efe)
El portavoz del grupo parlamentario popular, Pedro Puy | lavandeira jr (efe)

Los tres grupos parlamentarios que aprobaron por consenso la creación de la Comisión de reactivación de Galicia hace más de un mes, el 8 de octubre, confían en poder cumplir los plazos fijados y culminar sus trabajos en enero para elaborar, a partir de entonces, un dictamen final.

Tras finalizar ayer las comparecencias en este órgano parlamentario, en el que más de cuarenta personas representantes de instituciones, asociaciones y organismos públicos y privados, explicaron sus distintas visiones sobre la reactivación de Galicia ante la pandemia, ahora toca recopilar toda la información.

No solo la de las comparecencias, sino también la de los más de 140 informes que se solicitaron. Empieza, por lo tanto, un proceso alejado de la luz pública, en la que los partidos tendrán que constituir una ponencia, un grupo de trabajo reducido, y empezar a poner sus conclusiones sobre la mesa.

La posibilidad de que en este dictamen final se pueda mantener el consenso que hasta ahora ha imperado en la comisión genera ciertas dudas en los tres partidos, aunque todos insisten en que, por su parte, no va a quedar.

Desde el PPdeG, su portavoz parlamentario, Pedro Puy, espera que la oposición “en vez de andar con prejuicios” sea capaz de presentar propuestas y soluciones para la reactivación de Galicia, aunque advierte de que el dictamen no tiene que ser “una relación exhaustiva de medidas concretas”.

Líneas de actuación

A su juicio, se trata de que este documento de conclusiones final sirva para “orientar las grandes líneas de actuación de las administraciones”, según explicó. Para el viceportavoz parlamentario del PSdeG, Pablo Arangüena, el PP no muestra “ninguna voluntad de acuerdo”, ya que no está dispuesto a modificar “ni un milímetro” su modelo de país, por lo que teme que se pretenda “edulcorar” la realidad por parte del partido mayoritario en la Cámara gallega a la hora de redactar el dictamen.

Arangüena también recriminó que no se abordó en la comisión nada sobre los “famosos” 108 proyectos que la Xunta ha presentado para optar a los fondos europeos de recuperación ante el Covid-19. La viceportavoz parlamentaria del BNG, Olalla Rodil considera que la Xunta no muestra “voluntad excesiva” con esta comisión cuando solo destina el 1% de sus presupuestos, el que conforma el Fondo de Consenso de 115 millones, a las propuestas que puedan salir de este órgano parlamentario.

En todo caso, abogó por “intentar tejer un acuerdo, en la medida en la que se pueda”, al tiempo que ha dicho que su partido tiene “la mano tendida y voluntad” para hacerlo. Puy cree que precisamente este Fondo de Consenso establecido por la Xunta deja clara cuál es la actitud de consenso de su partido y que la oposición tiene “pocas cosas que cuestionar” sobre su actuación en los trabajos de esta comisión, que se aprobó por unanimidad, al igual que el listado de todos los comparecientes.

Unas comparecencias que cree que fueron “muy interesantes” y que “todas aportaron cuestiones” para el documento final, entre las que destacó algunas con un “valor añadido” como las de los representantes del comité de expertos económicos de la Xunta, Santiago Lago o Fernando González Laxe.

Comentarios