miércoles 21/10/20

El e-mail enviado en nombre de Diana Quer enmaraña las pesquisas de su desaparición

El correo electrónico enviado en nombre de Diana Quer a la cuenta oficial de SOS Desaparecidos a última hora del pasado día 29 de noviembre, cuando se cumplían 100 días de la desaparición de la joven madrileña

Gráfico con el correo electrónico recibido por SOS Desaparecidos
Gráfico con el correo electrónico recibido por SOS Desaparecidos

El correo electrónico enviado en nombre de Diana Quer a la cuenta oficial de SOS Desaparecidos a última hora del pasado día 29 de noviembre, cuando se cumplían 100 días de la desaparición de la joven madrileña, no ha hecho más que enmarañar la investigación de la Guardia Civil sobre este suceso que tiene en vilo a España, y que parecía atravesar uno de sus momentos cruciales.
Aunque desde un primer momento se descartó que la muchacha escribiera ese mensaje, el hecho de que ese e-mail trascendiera a la opinión pública no hizo más que disparar las especulaciones, desde que el verdadero autor tenga relación con la desaparición por una retención inducida, que sea una tercera persona que sepa algo de lo ocurrido o se trate de un bromista, entre otras variopintas hipótesis. Se entiende que en un caso tan complejo, todo debe ser analizado, sin descartarse nada.
El presidente de SOS Desaparecidos, Joaquín Amills, precisó que las únicas certezas que hay al respecto son que alguien les envió el correo con el texto “Hola, estoy bien necesito estar un tiempo fuera de España. Saludos, Diana Quer”, que lo hizo a través de un servidor de Canadá y utilizando una pantalla en EEUU. Aclaró que desde su asociación nadie había ni confirmado ni desmentido que se hubiera utilizado una deep web, como la red de TOR (The Onion Router, que en español quiere decir el enrutamiento de cebolla), sino que se el remitente usó un servidor muy profundo, difícil de rastrear.
Otra cosa que Amills tiene muy clara es que la persona que lo ha hecho, en caso de que se logre descubrir quien es, “se va a acordar, porque lo vamos a denunciar por suplantación de personalidad, y no me importará decir quien es, con nombre y apellidos”.
En el caso de que se trate de una broma, señala que quien está detrás de ese e-mail tiene mala fe y un cerebro muy pequeño. E insistió en que con ese tipo de acciones lo que se consigue es causar un daño psicológico a la familia y que haya que destinar esfuerzos de la unidad de delitos telemáticos de la Guardia Civil y de SOS Desaparecidos para tratar de saber de quien se trata y cuales son sus pretensiones más perversas.
Frente a la complejidad de la que se habla para describir las molestias que se tomó el remitente de ese correo electrónico para ocultarse, expertos en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) mantienen una versión bien distinta. De hecho, consideran que el correo en el que supuestamente se suplanta la personalidad o identidad de Diana Quer pudo mandarse desde un servidor desprotegido, permitiendo utilizar direcciones inexistentes o suplantar otra que ya esté creada.
De hecho, señalan que se pudo usar un servidor de correo saliente en el que cada uno pone el dominio y otros datos que quiere, sin que haya verificación alguna. Añadieron que para poder ocultar la IP para que no puedan rastrearla no resulta demasiado complicado para un usuario convencional al consultar en algún buscador, seguir las instrucciones y utilizar las herramientas adecuadas.

Comentarios