San Chin Choon defiende que la venta de mascarillas fue “limpia” y no necesita huir

San Chin Choon, el director ejecutivo de Leno Sdn Bhd, la empresa malasia en el centro de la supuesta estafa al Ayuntamiento de Madrid en el Caso de las Mascarillas, aseguró que la operación fue “limpia” y que se encuentra en Kuala Lumpur (Malasia), desde donde dice colaborar con la Justicia.


El empresario afirmó en una conversación telefónica que su parte “está clara” –el suministro de paquetes de mascarillas, test y guantes por los que el consistorio pagó 11,9 millones de euros– y dice haber respondido a las preguntas de las autoridades.


“Todo está claro y es limpio. Ellos obtuvieron un contrato y yo solo lo ejecuto y sigo las indicaciones”, aseguró San Chin Choon, en referencia a Alberto Luceño y Luis Medina, que se presentaron como “agentes exclusivos” de Leno, que completan el trío de protagonistas del llamado Caso de las Mascarillas.


Seguir los protocolos

El proveedor malayo insiste en la “limpieza” de la transacción, pero no da detalles sobre cómo se acordaron los cobros de los españoles. “Hice todo lo que indicaba el contrato y seguimos los protocolos porque ellos son del gobierno y había que hacerlo bien. No tengo miedo. No hay ninguna razón por la que yo deba tener miedo”, insistió San Chin Choon.


El empresario se mostró incómodo con la percepción de su rol en la presunta estafa, mientras la Fiscalía Anticorrupción española investiga la veracidad de los contratos y documentos con la firma del malayo, quien en principio pagó las comisiones a los españoles. “Todo tenía mi firma genuina”, recalcó sin dar más detalles.


El juez Adolfo Carretero, que instruye el caso de las mascarillas, citó a declarar como testigo a la profesora de universidad que facilitó a Luis Medina el contacto del primo del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, para ofrecer la venta de material sanitario al inicio de la pandemia.

María Díaz de la Cebosa, presidenta de la universidad CIS University, comparecerá el 9 de mayo ante el magistrado en el marco de la instrucción.


El contacto de Medina

Lo hará el mismo día que está citada como testigo la coordinadora de Presupuestos y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado.


En la resolución, el juez cita también como testigo a Javier Martín Moreno, trabajador de una entidad bancaria. Además, da traslado a las partes personadas para que se pronuncien sobre la condición de la citación del primo de Almeida, ya que Podemos pidió que declarase como investigado y el resto en calidad de testigo.


Las acusaciones populares que representan a Podemos y a Más Madrid habían solicitado al juez la declaración de la profesora en calidad de testigo después de que Luis Medina confirmara en su declaración que la directora de esta universidad le facilitó el contacto de Carlos Martínez-Almeida.


El hijo menor de Naty Abascal habría confirmado que contactó con el Ayuntamiento de Madrid a través de una llamada al primo del alcalde capitalino. “Llamé a Carlos y le dije que teníamos material sanitario para vender. Al ser el primo del alcalde, imaginé que me podría dar algún contacto en el Ayuntamiento. Me dio un mail que creo que era de Elena Collado”, señaló.


Por su parte, la Fiscalía rechazó que se investigue al gerente de la Empresa Funeraria de Madrid, Fernando Sánchez González, y a otros cargos del Consistorio por supuestas irregularidades en la documentación entregada a la Fiscalía en el caso de las mascarillas, ya que no se alteró ningún documento esencial.


El fiscal Luis Rodríguez Sol, responde así a la petición hecha por Más Madrid que cree que el ayuntamiento “cambió y manipuló” los documentos entregados en la Fiscalía Anticorrupción en noviembre de 2020 con respecto a los ofrecidos en abril de 2021. 

San Chin Choon defiende que la venta de mascarillas fue “limpia” y no necesita huir

Te puede interesar