lunes 21/9/20

Puigdemont dice que “hay muchas posibilidades” de que acuda en persona al pleno de investidura

El candidato a la investidura, Carles Puigdemont (JxCat), trasladó ayer al presidente del Parlament, Roger Torrent, que “hay muchas posibilidades” de que pueda estar físicamente en el pleno de investidura que debe celebrarse antes del 31 de enero.

Torrent estrecha la mano de Puigdemont | stepanie Lecocq (efe)
Torrent estrecha la mano de Puigdemont | stepanie Lecocq (efe)

El candidato a la investidura, Carles Puigdemont (JxCat), trasladó ayer al presidente del Parlament, Roger Torrent, que “hay muchas posibilidades” de que pueda estar físicamente en el pleno de investidura que debe celebrarse antes del 31 de enero.
Así lo explicó Puigdemont en declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión que mantuvo con Torrent en Bruselas, y subrayó que trabajará “hasta el último momento” para participar presencialmente en el pleno de investidura.

Otros caminos
“La investidura ideal es la investidura presencial y la que queremos todos que haya y para las que debería haber las condiciones para que se produjera”, pero también hay otros caminos y por ahora no se puede descartar ninguno, subrayó.
Y pidió “que nadie descarte que se pueda celebrar en las condiciones óptimas” para que todos los diputados puedan estar todos presentes en el pleno.
Puigdemont apuntó que el mandato de las elecciones del 21-D es que él sea el presidente, y señaló que Torrent comparte este objetivo y que le trasladó que trabajará para materializado: “Gracias por la predisposición”.

Conjurados
“Nos hemos conjurado para continuar siendo fieles a lo que la mayoría de catalanes votó y eso es lo que deberíamos respetar todos”, también el Estado, apuntó. Puigdemont trabajará para que la investidura sea “exactamente como quieren los ciudadanos que sea, respetando el mandato claro del 21-D”.
Por ello, pidió “que se retiren todos los elementos que impiden la normal celebración del pleno, y hay que intentar hasta el último momento que eso sea posible”.
Tras señalarle un periodista que la separación de poderes no permite que el Gobierno central se inmiscuya en cuestiones judiciales ni facilite una investidura a distancia, Puigdemont respondió: “La vicepresidenta ya dejó claro que quien había decapitado el movimiento independentista era Rajoy”.
También reprochó al Ejecutivo que impidiera que su reunión con Torrent tuviera lugar en las instalaciones de la delegación del Govern en Bruselas.
Puigdemont señaló que no aceptará “el chantaje que está conduciendo a la situación de esperpento que se ha visto hoy”.
“Si el Estado español entendiera que lo mejor para todos es que este debate se celebre con normalidad, habremos hecho un salto de gigante”, apuntó.
Por su parte, el presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, advirtió ayer al expresidente de esa autonomía Carles Puigdemont que “lo que conviene al país” es un gobierno que sea efectivo “desde el minuto uno”.
“Se necesita un Gobierno que pueda trabajar desde el minuto uno”, dijo Torrent, de ERC, tras reunirse con Puigdemont y el resto de exconsejeros huidos en una ubicación alternativa a la oficina de representación catalana en Bruselas, cuyo cierre ordenó ayer el Gobierno español.
La intención de Torrent es trabajar para que haya “lo más rápidamente un Gobierno posible y eficaz” en la comunidad autónoma y se puedan “recuperar las instituciones de las manos del 155”.

Normalidad
Torrent también subrayó que su encuentro con los huidos en Bélgica se produce “dentro de la normalidad democrática” si bien el hecho de que tenga que producirse en Bruselas “es lo que no es normal”.
El presidente de la cámara catalana dijo haber trasladado a Puigdemont y los exconsejeros que su “compromiso” y “obligación moral” es defender sus derechos políticos fundamentales, así como “especialmente también los de los diputados que están en prisión preventiva”.
Torrent y Puigdemont criticaron que el Gobierno central haya cerrado la oficina de representación de la Generalitat en Bruselas “para evitar aglomeraciones”, lo que ha provocado que se celebrara la reunión en la sede de la Alianza Libre Europea (ALE).
El presidente del Parlament catalán dijo que los servicios jurídicos de la cámara ya estudian qué acciones legales se pueden emprender en contra de ese hecho, una situación que Torrent calificó de “muy grave” y Puigdemont de “injustificable”.
“Delante de la voluntad de dialogar con el Gobierno de Mariano Rajoy, no solo recibimos un no por respuesta, sino que no nos permite reunirnos”, lamentó Torrent, quien dijo que con esa prohibición “se vulneran los derechos fundamentales de Puigdemont y los consejeros no solo desde la óptica del marco legal español, sino también desde el marco legal belga”.

Comentarios