Podemos reconduce el choque por el envío de armas a Ucrania para no desgastar a Yolanda Díaz

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, participa en el Consejo Ciudadano Estatal del partido/EFE/ Fernando Villar

Aunque el choque dentro de Unidas Podemos por el envío de armas a Ucrania se está reconduciendo, varios dirigentes insisten en redoblar los esfuerzos para remendar las diferencias entre Ione Belarra y Yolanda Díaz porque éstas pueden poner en peligro el proyecto electoral a medida que se vayan acercando los comicios.


Las profundas discrepancias en el espacio por la decisión del presidente del Gobierno de mandar armamento a Ucrania, medida que sí apoyó Yolanda Díaz, han vuelto a disparar las alarmas en Unidas Podemos por las consecuencias que pueda tener para su futura candidatura ir encadenando desavenencias de tanto calado.


De ahí que hayan promovido un foro de coordinación de los cinco ministros morados, que se reunirá el próximo martes, como hicieron esta semana para apaciguar los ánimos desatados a cuenta de la guerra.


Quieren que sirva para abordar las discrepancias y evitar escaladas de tensión en la coalición y en el Gobierno porque no hay otro ámbito para dirimir las diferencias, ya que la mesa confederal lleva meses sin reunirse y tampoco lo hace el grupo parlamentario ni la dirección del grupo, se quejan algunos.


También muchos censuran, según trasladan a Efe, que Pablo Iglesias no ceje en sus críticas a la política militar de Sánchez y que marque el paso a Belarra en este frente, lo que creen que perjudica a Yolanda Díaz y desgasta a Unidas Podemos.


Del lado de la líder de Podemos también sigue habiendo reproches contra la que será su candidata electoral, si es que finalmente así lo decide, porque dicen que continúa sin contarles nada o muy poco de sus planes electorales.


Y desde Podemos si que quieren saber cómo pretende articular su proyecto y qué papel van a tener ellos en esta candidatura, al contrario que Izquierda Unida y los comunes -aseguran- que respaldan a Díaz sin hacer preguntas del mismo modo que la apoyan en los errores que pueda cometer.


En todo caso, han pasado página y aseguran que Belarra y Díaz van a bajar el pistón, pero quieren dejar claro que en un tema tan crucial como es la guerra tienen que evidenciar su postura antibelicista, aunque ahora van a dejar más a un lado el tema del envío de armas para centrarse en la política de acogida de refugiados y en defender un escudo social para afrontar la nueva crisis económica que se avecina derivada de este conflicto.


No obstante, admiten que quizá vincular al PSOE con los" partidos de la guerra" no fue lo más apropiado, aunque tampoco ven acertado que Sánchez afirmara que los socialistas saben distinguir "cuál es el lado correcto de la historia".


Otras fuentes también subrayan a Efe que hay que hacer compatible la lealtad al Ejecutivo con la defensa ideológica de Unidas Podemos y opinan que Díaz, aún no estando de acuerdo con enviar armas a Kiev, se comportó de manera sensata para no abrir una crisis de gobierno.


Opinan que Podemos no debe atosigar tanto a Yolanda Díaz, en línea con lo que dijo el líder de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, y que debe adecuarse a su nueva situación en el gobierno de coalición, donde ya no es el actor político principal, sino que es la vicepresidenta segunda.


En conclusión, recalcan que hay que arropar a Díaz para que el proyecto electoral no descarrile, aplicarse en que el Ejecutivo agote la legislatura y llegar en las mejores condiciones a la próximas elecciones.


Las contradicciones y las diferencias de criterio se van a seguir produciendo y hay que encarrilarlas para que no afecten a su electorado, afirman las fuentes, que, por otro lado, señalan que el hecho de que Díaz se haya apartado públicamente de esos postulados antimilitaristas, claves para la izquierda, no tiene por qué pasarles factura.


De hecho, los comunes, representados por el ministro de Universidades, Joan Subirats, se han mostrado favorables al envío de armamento, así como Más País o Compromís, dos fuerzas con las que pretende contar también Díaz para su candidatura, que aspira a ser transversal y sin siglas.


Una candidatura que en Podemos no descartan que pueda estrenarse en las elecciones andaluzas, ahora que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ya no tiene la presión de la antigua dirección de Génova para adelantarlas y está decidido a agotar los plazos hasta final de año visto además que el efecto Vox en Castilla y León ha colocado a la formación de Santiago Abascal en el gobierno autonómico.

Podemos reconduce el choque por el envío de armas a Ucrania para no desgastar a Yolanda Díaz

Te puede interesar