Repsol consigue en 2017 su mayor beneficio en los últimos seis años y elevará su dividendo

Repsol logró en 2017 su mayor beneficio neto en los últimos seis años, al alcanzar los 2.121 millones de euros (un 22% más que en 2016), y va a proponer a la junta de accionistas elevar por primera vez desde hace cuatro años el dividendo a pagar a 0,9 euros, un 12,5% más que en la actualidad.

Repsol consigue en 2017 su mayor beneficio en los últimos seis años y elevará su dividendo
En 2017 la compañía también alcanzó su mayor producción desde 2011 | efe
En 2017 la compañía también alcanzó su mayor producción desde 2011 | efe

Repsol logró en 2017 su mayor beneficio neto en los últimos seis años, al alcanzar los 2.121 millones de euros (un 22% más que en 2016), y va a proponer a la junta de accionistas elevar por primera vez desde hace cuatro años el dividendo a pagar a 0,9 euros, un 12,5% más que en la actualidad.
La petrolera se ha beneficiado de la leve recuperación de los precios del crudo y del gas a partir de junio de 2017, aunque atribuye el crecimiento del resultado a los frutos de las mejoras en eficiencia y en sinergias, que en 2017 generaron 2.400 millones de ahorro. De esta manera, Repsol, que prepara su nuevo plan estratégico, que presentará en meses, se anticipó en un año al objetivo que se había fijado para 2018 en el plan vigente, que era de 2.100 millones de euros.
Repsol también redujo su deuda, que al cierre de 2017 era de 6.267 millones de euros, un 23% menos que la que había un año antes. En 2017 la compañía también alcanzó su mayor producción desde 2011, con una media de 695.000 barriles equivalentes de petróleo al día, un 0,7 por ciento más que en 2016.

El año pasado fue especialmente bueno para la actividad de “upstream” (exploración y producción), que multiplicó por doce el resultado neto ajustado que tuvo el año anterior y alcanzó los 632 millones de euros, 580 millones de euros más que en 2016.
En el área de “downstream” (refino y comercialización), el beneficio neto ajustado fue un 0,3% inferior –1.877 millones–. Repsol presentó también sus previsiones para 2018, en las que anuncia que propondrá a la junta de accionistas la mencionada subida del dividendo con cargo a 2017, así como una recompra del 100% de la parte distribuida en acciones para compensar el efecto dilutivo del dividendo flexible, que permite cobrar esa retribución en efectivo o en títulos de la compañía.
De cara a 2018, la petrolera tiene previsto invertir 3.400 millones de euros, de los que 2.400 millones serán para el área de exploración y producción.