domingo 25/10/20

El millar de trabajadores de la fábrica de San Cibrao de Alcoa inician una huelga indefinida

El comité de empresa se fijó como objetivo que no salga “ni una gota de aluminio de la fábrica”
GRAF5135. LUGO, 04/10/2020.- El más de un millar de trabajadores de fábrica de San Cibrao, en el municipio lucense de Cervo, de la multinacional Alcoa, han sido convocados este domingo a iniciar una huelga indefinida para protestar contra el proceso de despido colectivo que afectaría a 534 empleados de la planta de aluminio primario, tras el fracaso de las negociaciones para la venta de la factoría. EFE/ Eliseo Trigo
La plantilla instaló una tumba simbólica a la entrada de la planta de San Cibrao | ELISEO TRIGO (EFE)

El más de un millar de trabajadores de fábrica de San Cibrao, en el municipio lucense de Cervo, de la multinacional Alcoa, fueron convocados ayer a iniciar una huelga indefinida para protestar contra el proceso de despido colectivo que afectaría a 534 empleados de la planta de aluminio primario, tras el fracaso de las negociaciones para la venta de la factoría.

La huelga se produce por decisión de la asamblea de trabajadores del complejo industrial, tras varios días de bloqueo de los accesos a la planta por parte de la plantilla, en protesta por la postura de la dirección de Alcoa, que no aceptó ni las ofertas de GFG Alliance ni de la SEPI para vender la factoría.

La convocatoria comenzó a las 06.00 horas y establece unos servicios mínimos con el fin de que no haya una “parada de cubas que no sean de emergencia” y “solo se fabricará placa de gran tamaño sin alear”, informa el comité de empresa.

La fábrica de San Cibrao, propiedad de Alcoa, emplea a unos 1.100 trabajadores, de los cuales medio millar trabajan en la producción de alúmina y 610 en la de producción de aluminio.

La plantilla intensifica así sus protestas después de varias semanas de movilizaciones con cortes de tráfico en la provincia de Lugo y concentraciones como la de este mismo martes a las puertas de la factoría, donde han quemado neumáticos y un cartel de la empresa.

El comité de empresa de Alcoa en Cervo (Lugo) se fijó como objetivo que no salga “ni una gota de aluminio de la fábrica”. Su presidente, José Antonio Zan, informó el miércoles sobre reunión para negociar los servicios mínimos.

Desde este martes, el comité instaló sendas carpas a las puertas de las instalaciones y avisó de que permanecerán ahí “las 24 horas del día”, con personal del comité y representantes también de las empresas auxiliares.

El objetivo es que la huelga afecte a la salida del producto pero que ni las cubas de electrolisis ni la otra planta paren, para lo que su intención es reducir el personal de la factoría y que lo que se produzca no salga.

Este sábado hicieron público un comunicado en el que censuran el calendario impuesto “unilateralmente” por parte de la empresa, prolongando la jornada intensiva hasta el 31 de diciembre, y la apertura del comedor en tres fase, pero sin determinar los criterios y el arranque de estas.

Por otra parte, la portavoz Nacional del BNG, Ana Pontón, se pronunció ayer sobre la situación de la planta y el inicio de la protesta. La portavoz nacionalista incidió en que “el futuro” de la factoría pasa por la nacionalización.

“Tanto el Gobierno central como la Xunta deben trabajar para la intervención pública que garantice los puestos de trabajo y la actividad”, reiteró Pontón, que urgió a Núñez Feijóo a actuar ante la posible interrupción de las cubas.

“De nada vale que Feijóo diga que si paran las cubas va a llevar a Alcoa a los tribunales. Lo que tienen que impedir es que paren las cubas, porque si se produce ese hecho, reactivar la producción será muchísimo más difícil”, remarcó.

La dirección de Alcoa se encuentra ahora bajo presión de los trabajadores en huelga, además de las reclamaciones de algunos partidos políticos, sindicatos y organizaciones ecologistas que piden la intervención del Gobierno y la devolución de las subvenciones acordadas. l

Comentarios