La gasolina todavía resulta más barata en España que en las restantes potencias de la Unión Europea

Un empleado echa combustible a un vehículo en una gasolinera | aec

Pese a superar en la última semana un récord que estaba en vigor desde septiembre de 2012, hace más de nueve años, la gasolina en España continúa teniendo un precio más bajo que el registrado en el resto de grandes potencias europeas.


En un contexto marcado por la crisis energética que está impulsando a los carburantes a marcar niveles excepcionalmente altos en todo el continente, tanto la gasolina como el gasóleo son más baratos en España que en la media de los 27 socios europeos.


Según los datos difundidos esta semana por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), la gasolina se vende actualmente en España a un precio récord de 1,538 euros el litro, mientras que el gasóleo lo hace a 1,422 euros, su quinto precio más elevado desde que existen registros.


Con estos valores, el precio de la gasolina en España se sitúa un 8,5% por debajo de la media de la UE, que esta semana alcanza un precio de 1,680 euros, y es también un 11,9% inferior al precio medio de los 19 países que forman la eurozona (1,745 euros).


Así, España es el decimotercer país europeo con la gasolina más barata, muy por debajo de los valores que se pagan en Italia (1,796 euros), Alemania (1,772 euros), Francia (1,746 euros) o Países Bajos, que con una media de 2,01 euros es el país europeo que actualmente tiene la gasolina más cara.


Otros países del sur de Europa como Portugal o Grecia, con unas economías mucho menos robustas que la española, también cuentan con un precio más elevado: 1,758 euros en el caso del primero y 1,824 euros en el país heleno, que cuenta con la cuarta tarifa para este combustible más cara de toda Europa.


Dejando a un lado a Países Bajos, los países nórdicos son los que registran los valores más elevados para este combustible, liderados por Finlandia (1,888 euros), Dinamarca (1,857 euros) y Suecia (1,801 euros).


Por el contrario, para encontrar la gasolina más barata de Europa hay que irse al este del continente, donde Bulgaria (1,240 euros), Polonia (1,282 euros) y Rumanía (1,319 euros) ofrecen los precios más económicos.


Mayor carga impositiva

La principal diferencia entre los precios de los carburantes que se registran en cada país europeo corresponde a la carga impositiva, que en el caso de España supone de manera general el 50% del precio final que abona el consumidor, por debajo de la gran mayoría de los países del entorno.


Según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), a grandes rasgos, el precio de la gasolina y el gasóleo se conforma basándose en los costes de la materia prima (30-35%), la distribución y márgenes (15%) y los impuestos (50-55%).


Así, en el caso de la gasolina la tasa impositiva (IVA e Impuesto Especial de Hidrocarburos) es algo mayor que para el gasóleo, una circunstancia que se compensa con un menor coste de la materia prima.


Respecto al coste del crudo, el precio del petróleo Brent, el de referencia en Europa, que cerró el viernes por encima de los 91 dólares, unos niveles que no se registraban desde 2014, está impulsando los precios de los carburantes a valores históricamente elevados.


Según los expertos, el precio del petróleo podría seguir escalando a medida que la demanda sigue aumentando y se eliminan paulatinamente las restricciones de movilidad, una situación que chocaría de frente con la escasa oferta actual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus principales socios (OPEP+). 

La gasolina todavía resulta más barata en España que en las restantes potencias de la Unión Europea

Te puede interesar