Colas y reclamaciones en las gasolineras a causa de la aplicación del descuento

La aplicación de la bonificación de veinte céntimos de euro por litro de combustible repostado ha provocado en las primeras horas de este viernes colas en las propias gasolineras y reclamaciones por parte de los clientes, mientras que los encargados de las estaciones de servicio afirman que están sobrepasados y que difícilmente podrán aguantar así durante tres meses.


En declaraciones a EFE, la presidenta de la asociación que agrupa a las gasolineras de Lugo y vicepresidenta de la federación autonómica, Lourdes Franjo, ha dicho que, en su establecimiento, “aún no eran ni las diez de la mañana” y tenía ya sobre la mesa “tres reclamaciones de clientes”.


“Operativamente, esto es horrible. No sé cómo podrá hacerlo la gente que tiene que aplicar el descuento a mano. Nosotros lo tenemos todo informatizado, el programa supuestamente lo hace todo, pero se está quedando colgado”, añadió.


Eso obliga a los encargados de la gasolinera a “tirar de calculadora” para aplicar el descuento, porque “la gente no viene a echar gasolina por litros. No te dice, échame 20 litros. Te pide que le eches 20 o 50 euros”, aclaró Franjo, por lo que el responsable del repostaje tiene que calcular, si no se lo hace el programa informático, el porcentaje de descuento.


Así, “paguen en efectivo o con tarjeta, los clientes tienen que acceder a la tienda, que lleva toda la mañana llena de gente”, porque los usuarios “tienen que llevarse el ticket” para revisar que el descuento se ha aplicado correctamente.


“En este momento, estamos tomando los datos de los clientes para realizar la factura correspondiente por los repostajes y enviársela posteriormente. Tenemos que revisarlas. Es mejor hacerlo así que entregársela con algún error”, precisó.


A esta situación se suma el hecho de que “la gente normal lleva días sin venir a repostar, precisamente esperando a este descuento”, de modo que “se forman colas” y las redes informáticas “están colapsadas”.


“A lo largo de esta mañana ya he recibido varias llamadas de S.O.S, de gente que me pregunta qué hacer, si cierra o mantiene abierta” la gasolinera, dijo Lourdes Franjo. Reconoce que ya no sabe qué “decirles”, porque “si esto no mejora, así tres meses no los aguantamos, ni yo ni mis empleados”.


En ese sentido, reconoce que hay momentos en los que no sabe si echarse “a llorar” o “encerrarse en el baño”, porque “la gente está súper descontenta” y son los responsables de las gasolineras los que “están dando la cara”, aunque lo que está pasando no sea por su “culpa”.


“La gente viene a la gasolinera a echar gasolina y a marcharse. El servicio tiene que ser lo más ágil posible”, recordó.


Lourdes Franjo precisó que esta situación no afecta solo a los establecimientos de su empresa, porque las demás gasolineras, a tenor de las llamadas recibidas en las últimas horas, “están exactamente igual”. 

Colas y reclamaciones en las gasolineras a causa de la aplicación del descuento

Te puede interesar