Victoria de piedra y oro del Leyma

El esfuerzo defensivo fue unos de los aspectos importantes en un triunfo que Sergio García y los suyos necesitan como el comer | quintana

El Leyma Basquet Coruña cerró una racha de tres derrotas consecutivas y cinco en los seis últimos partidos con un triunfo de dos caras: durante dos cuartos y medio picó piedra para sobrevivir y luego acabó gustándose.


Los locales salieron a jugar con el cuchillo en los dientes. Muy agresivos atrás, con muchos contactos y muchas manos al balón. Y acertaron dos de sus tres primeros triples... pero no supieron aprovechar varios factores: la dos faltas de Mbala, la sequía anotadora de Schmidt y Dukan, y sobre todo, las 8 pérdidas del rival.


Curiosamente, la salida de pista del pívot titular del Cáceres, cuando restaban algo más de dos minutos para el parón, se saldó con un parcial de 1-6. Entre medias, Ward empezó Uno De Esos Días desde el 4.60. Erró los dos primeros libres de una serie que al descanso sería de 2 de 8.


Dolor de muelas

Con 17-14 arrancó el segundo cuarto. Un dolor de muelas de principio a fin. El Leyma se jugó un puñado de malos tiros y tardó en anotar casi tres minutos. Menos mal que los visitantes tampoco iban sobraos: 2-2 en los primeros 210 segundos.


Y surgió Lobo. El joven escolta aportó un poco de luz al partido con 10 puntos en 5 minutos, para dar el mando al plantel de Roberto Blanco (22-24). El marcador se mantuvo en un estrechísimo margen porque ambos equipos siguieron fallando tiros. Y Ward desde la línea, aunque animó a la grada con un ‘coast to coast’ para cerrar la primera mitad con un marcador feo (28-29).


Un triple de Soluade abrió el tercer acto. Dos de Monagahan y un mate, tras rebote ofensivo, de Ward abrieron lo que sería el parcial decisivo: del 33-36 se pasó al 49-39. Entre medias, el de Ohio se fue de rositas por un codazo a Mbala. Los árbitros le perdonaron la descalificación, pero Sergio García no: lo mandó al banquillo y de allí no volvió a salir.


Tal vez porque su equipo ya no lo necesitó. La pareja Alex Hernández-Monaghan fue la tecla buena. Bajo la dirección del murciano, Diagne se puso las botas con tres ‘alley-oops’. El último de ellos subió el 59-43 al marcador. Javi Vega se unió a la fiesta con 7 puntos en el parcial de salida de 13-4.


A partir de ahí, el interés se centró en ver hasta dónde llegaría la ventaja. Lo hizo hasta un máximo de 25 puntos (74-49) con un triple de Alex. El partido y el averaje particular con el Cáceres estaban ganados más de que sobra.


Un chute de moral para un plantel naranja muy necesitado de ella y que con rebote, defensa y puntería en momentos importantes convirtió en aplausos los silbidos del pasado domingo. Una excelente manera de iniciar el maratón de partidos que viene.


Leyma Basquet Coruña 74-55 Cáceres

Leyma (17+11+23+23): Hamilton (5), Soluade (10), Javi Vega (9), Monaghan (9), Ward (12) –cinco inicial– Löfberg (2), Gray (2), Sanz (6), Diagne (8), Alex Hernández (11).
Cáceres (14+15+12+14): Mbala (16), Schmidt (2), Sanz (6), Dukan (11), Belemene (4) –cinco inicial– Mateo Díaz (2), Manu Rodríguez (4), Lobo (10), Olaizola (0), Toledo (0).
Árbitros: Sánchez, Martín, Rodríguez.

Victoria de piedra y oro del Leyma

Te puede interesar