domingo 26.01.2020

¿Qué, quién, cuándo?

El Toralín volvió a evidenciar lo que es este Depor, su fragilidad defensiva y anímica, su inoperancia ofensiva y la necesidad de cambios urgentes en todos los estamentos para intentar salir adelante
El equipo no da señales de vida y la caída libre (y la peor serie de resultados del club) continúa  | alfaquí
El equipo no da señales de vida y la caída libre (y la peor serie de resultados del club) continúa | alfaquí

El Deportivo protagonizó otro capítulo vergonzoso esta temporada. Encajó en la primera que concedió, desmoralizado, en situación crítica, hundido en la clasificación, con la nave absolutamente a la deriva, sin respuestas en el césped, en el banquillo y en la dirección deportiva. Y con un Consejo dimitido. Los 444 aficionados del Depor en El Toralín se han ganado la medalla al mérito por seguir arropando a un equipo que no da una alegría.

¿Y ahora qué, quién toma decisiones y sube a este barco que va a pique, cuándo y cómo? Luis César lleva diez partidos en el banquillo y sigue sin ganar (4 puntos de 30 posibles; Anquela había hecho 8 de 30 cuando le cesaron). No acierta cuando repite once ni tampoco cuando lo retoca. No da con la tecla y, como dijo ayer, no piensa dimitir. El director deportivo, más de lo mismo. El mercado está congelado. La directiva tiene fecha de caducidad. El nuevo administrador puede llegar ya con el equipo más en Segunda B que en la categoría de plata. Así que la Asamblea de mañana (si hay quórum) o del martes tendría que articular ya, de alguna forma (la ley lo respalda), el cese (y nombramiento, a ser posible, de un nuevo Consejo). Enero queda demasiado lejos. Eso, claro está, si alguien se atreve a dar el paso.

Sin Valle ni Gaku, que aspiraban al once, por lesión, el técnico optó por sentar a Mollejo, descartar a Aketxe y arriesgar en la apuesta por Jovanovic y Borja Galán como extremos y Koné en punta. El malabarista Beto da Silva se quedó nuevamente en el banquillo en este Depor romo. Y cuando salió, tampoco logró mejorar el panorama.

El primer minuto fue el (único) bueno del equipo hasta el descanso... Los coruñeses salieron mandando y con una caída de Koné ante Caro que analizó el VAR y que acabó en nada, como el Deportivo. El resto de la primera parte fue otra muestra de inoperancia y fragilidad, otra decepción.

Con Yuri basta
Se encogió el conjunto deportivista y emergió Yuri para convertir en gol la primera llegada de la Ponferradina, una jugada larga, trenzada sin oposición. Cuando comenzó, Lampropoulos marcaba a Kaxe y Somma, a Yuri. En cuestión de segundos, el balón  que conducía por el medio Larrea llegó a la izquierda, colgó José Ríos y en ese momento el griego ya no estaba con Kaxe, Somma se fue a por este y soltó a Yuri, Luis Ruiz observaba desde atrás la cadena de movimientos.... y el delantero de la Ponferradina se elevó a placer. El esférico acabó en el fondo de la red. Habían pasado siete minutos. 

Los bercianos pudieron aumentar su cuenta poco después con un gran jugada de Son que finalizó con un disparo cruzado de Pablo Valcarce. 

Antes de la media hora, Somma y Luis Ruiz ha habían sido amonestados. Larrea volvió a inquietar al deportivismo con un lanzamiento desde la frontal. 

La única aproximación del Deportivo en todo el primer tiempo fue un tiro de Luis Ruiz, a pase de Galán, que el portero de la Ponferradina despejó a córner. 

El equipo herculino ni siquiera fue capaz de evitar que la renta de los bercianos aumentara antes del intermedio. La perdió Lampropoulos con un mal pase en el medio del campo y Yuri montó la contra, el griego reculó a más no poder sin intentar otra cosa, Peru Nolaskoain bajó a su ritmo y el delantero de la Ponferradina, tras entrar en el área, decidió fintar a Lambro y meterla con la derecha lejos del alcance de Dani Giménez. 

Con 2-0, los cambios llegaron en la reanudación. La banda derecha se quedó en el banquillo (Mujaid y Jovanovic). Entraron Christian Santos y Mollejo y Borja Galán pasó al lateral.

El jugador del Atlético fue el primero en poner en apuros al portero de la Ponferradina con un disparo que este despejó de puños, centrado, pero imposible para Christian Santos. 

Yuri rozó el hat-trick a la hora de partido tras romperle otra vez (la última) la cintura a Lampropoulos, pero se encontró con Dani Giménez. 

Luis César le dio otra vuelta. Beto entró por Lambro y Peru pasó al puesto de central. Mollejo marcó el 2-1 con un cabezazo a centro de Koné, que había mostrado velocidad y paciencia, pero el VAR intervino para negarle el tanto al Depor por un fuera de juego justísimo, marcado por el hombro del joven extremo. Era el minuto 67, otro golpe para el equipo coruñés. 

Y ahí se acabó todo. El Deportivo, un equipo como alma en pena, fue incapaz de recuperar el pulso y concedió más que creó. Ni el malabarista apareció y Somma se fue al vestuario en el descuento, antes de tiempo, por doble amarilla, con falta y protesta.

De mal en peor, a 15 puntos de la Ponferradina, aún más hundido en la clasificación, el Deportivo da miedo a un par de días de la primera de las dos Asambleas de Accionistas que afrontará en un mes. A este paso, a la Junta de enero, que fue programada para cambiar de directiva, puede llegar con el equipo casi en Segunda B.

Comentarios