Bergantiños: "Siento alivio; había demasiada tensión, guerras y drama cada semana"

Bergantiños está teniendo continuidad en el equipo y capitanea al vestuario

El capitán del Deportivo, Álex Bergantiños, siente alivio. Después de muchos años de oscuridad, se empieza a ver la luz al final del túnel. El Depor ha dejado de ser un club en guerra, ahora respira calma, tranquilidad, se ha asumido la realidad de la situación que pasa un campeón de liga y los resultados ayudan, además, a que el viento sople a favor. Estas fueron las reflexiones del centrocampista coruñés en la sala de prensa de Abegondo: 


Preparados para una semana intensa

Bien, ilusionados, un poco extraño el parón de Navidad, jugar un partido y volver a parar, pero intentamos planificar las semanas con un contexto parecido. Ahora el DUX; luego poco tiempo de recuperación para dos partidos muy seguidos, pero con ganas de sacarlos adelante


Césped artificial

Iguala mucho más todo ese tipo de terreno, también es más pequeño, tienes que intentar adaptarte cuando estás ahí y plasmar tu idea de juego con los condicionantes que tiene la distancia o el bote del balón. No le damos demasiada importancia ni nos centramos en el terreno de juego, porque puede ser una excusa innecesaria.


DUX

Es un equipo atrevido, cambia su rendimiento en casa y fuera, propone, arriesga, no es que se vaya a meter atrás.


¿Semana más importante por lo que hay en juego y el rival con el que acaba, el Racing?

Siempre es importante, si salimos esta semana con tres victorias, luego será importante ganar para mantener la ventaja. Hay que ir día a día. Sabemos que es una semana difícil por jugar dos partidos fuera y ante un rival importante como el Racing en Riazor, pero al final el calendario va a dar vueltas y tenemos que ir día a día. Tener estabilidad, que es muy importante, ser los mismos en la victoria y la derrota


Profundidad de banquillo, ¿una ventaja en este tramo?

No solo para esta semana de tres partidos, sino para toda competición, se ha visto en semana de copa, la profundidad e igualdad, no baja el nivel en los entrenamientos, estamos además todos disponibles, la plantilla está muy bien compensada y puede ser una ventaja en una competición de regularidad como la liga a medio o largo plazo y hay que aprovecharlo. En este tramo de partidos supongo que es algo que el entrenador puede tener en mente y lo pueda aprovechar.


Balance de la primera vuelta y rivales en la lucha por el ascenso

En una liga tan igualada es difícil dar nombres de equipos. Nosotros hicimos una primera vuelta excelente, ahí están los números, perdimos dos partidos y estamos siendo un equipo fiable. En ese aspecto, confiados. En cuanto a los rivales, es difícil dar nombres. El Racing de Ferrol hace nada peleaba por no meterse en descenso y ahora en playoff. Todo cambia enseguida.


¿Cómo vives esta situación de tranquilidad?

Contento y con sensación de alivio, que todo va con tranquilidad tanto en la victoria como en la derrota, estamos ganando mucho, somos líderes, todo es bonito, pero cuando íbamos cuartos también se percibió esa tranquilidad en el equipo y el entorno. Se ha asumido que había que cambiar la manera de funcionar y lo veo con tranquilidad y alivio. O se reiniciaba y se cambiaba la mentalidad… porque había demasiada tensión, guerras y drama cada semana.


Nivel individual

Feliz por seguir siendo útil, participando, el rol que me ha dado la dirección deportiva y el entrenador. Lo que más feliz me hace es el proceso que se ha hecho, esa humildad y tranquilidad que se respira en la plantilla y haber participado en ese proceso de cambio tan fuerte que hemos tenido en el club este año.


¿Cuál ha sido la clave para conseguir la tranquilidad y cómo afectaba el ruido al equipo?

Un equipo con mucha masa social e historia como el Depor siempre va a tener ruido, el problema es dentro, que los que estábamos dentro nos contagiáramos de esos nervios y tensión. Dentro tienes que tener frialdad al analizar y llevarlo a lo deportivo, asumir que es deporte, que el Depor tiene una historia importantísima, pero que había que asumir la realidad y nos ha afectado a todos. Ya no es un drama ganar 1-0; antes era devastador. Bajar a Segunda B, el golpe del año pasado, la sucesión de golpes que llevamos en los últimos años, ha llegado un punto en que la gente ha sentido que había que tocar fondo y que desde la calma es la única manera. Lógicamente tenemos más potencial que clubes de categoría superior y si hacemos las cosas bien, a medio plazo todo va a ir a su sitio.

Bergantiños: "Siento alivio; había demasiada tensión, guerras y drama cada semana"

Te puede interesar