lunes 24.02.2020

El Museo Histórico Militar recoge la influencia marítima de la Segunda Guerra Mundial en Galicia

Documentos, planos, revistas e incluso una máquina enigma componen esta nueva exposición
La exposición “La Guerra submarina en Galicia” fue inaugurada ayer y se podrá ver hasta el 15 de marzo | javier alborés
La exposición “La Guerra submarina en Galicia” fue inaugurada ayer y se podrá ver hasta el 15 de marzo | javier alborés

El Museo Histórico y Militar acoge, desde ayer, una muestra que recuerda el 80 aniversario de la guerra submarina en Galicia, lo que fue la Batalla del Atlántico, con fotografías, documentos o maquetas que recuerdan aquel momento histórico y la participación gallega en él.

La exposición se centra en aquellas vinculaciones de este suceso con nuestra tierra, como por ejemplo, tal y como explica el comisario de la muestra, Manuel Arenas, “los puertos de Ferrol y Vigo fueron punto muy importante de bases de abastecimiento y de descanso de las unidades de submarinos de la Kriegsmarine del almirante Donitz, aquí en España”.

Entre los aspectos de aquella época, Arenas recuerda también el aeródromo de Rozas, construido por los alemanes, o “el de Guitiriz, que es muy desconocido”. “Otras vinculaciones serían los naufragios de submarinos que hay por toda la costa de Galicia”, señala el comisario.

 Dentro de las piezas que componen esta exposición, “podemos ver también documentos del consulado alemán en A Coruña”, ya que, al ser la capital, albergaba el consulado británico, el americano o el alemán, lo que convirtió esta esquina atlántica “en una zona de espías”.

“Lo que poca gente sabe es que, la Casa Grande de As Xubias fue un edificio que utilizaron los alemanes como lugar de descanso para la marinería y oficiales de los submarinos que atracaban en el arsenal de Ferrol”, cuenta Manuel Arenas.

Colecciones privadas

En esta nueva muestra habrá también “una máquina original Enigma”, la máquina que utilizaban los nazis para encriptar sus comunicaciones durante el conflicto bélico.

El global de la muestra está compuesto por cesiones de colecciones privadas, sobre todo la parte de objetos, documentación gráficas o revistas, y otras piezas del propio Museo Militar y se podrán ver hasta el 15 de marzo.

Comentarios