martes 4/8/20

Reportaje | El verano del 63 conquista al público coruñés

Baby y Johnny, salvando las distancias con los protagonistas originales de “Dirty Dancing”, hicieron que ayer los coruñeses se sintiesen como unos veraneante

Uno de los números musicales del espectáculo | patricia g. fraga
Uno de los números musicales del espectáculo | patricia g. fraga

Baby y Johnny, salvando las distancias con los protagonistas originales de “Dirty Dancing”, hicieron que ayer los coruñeses se sintiesen como unos veraneantes más del complejo vacacional Kellerman’s. Casi podían verse en medio de Tito y su batuta,
Penny y sus pasos de salsa o Lisa, la hermana de la protagonista, y sus preparativos para la actuación de final de temporada.
Frances Houseman volvió a enamorarse del profesor de baile del hotel,
Johnny Castle, gracias a sus provocativas coreografías y a estar recubierto de un envoltorio en forma de banda sonora irrepetible y con ella todo el público se dejó conquistar por esa historia juvenil casi prohibida.
La danza y las canciones pegadizas tomaron las tablas del Palacio de la Ópera con saltos espectaculares incluidos, en el que fue el primer pase del musical en su parada en A Coruña. El espectáculo ha conseguido unas críticas excelentes en su gira y el público también salió entregado a una obra mítica.

Comentarios