miércoles 25/11/20

Reportaje | Los 800 metros más fríos de toda la ciudad están en pleno centro

Los 800 metros más fríos de la ciudad se encuentran en pleno centro, entre la avenida de La Marina, Puerta Real y las calles Bailén y parte de la Franja. Es cerca de un kilómetro a pie en el que no se registran las temperaturas

Los 800 metros más fríos de la ciudad se encuentran en pleno centro, entre la avenida de La Marina, Puerta Real y las calles Bailén y parte de la Franja. Es cerca de un kilómetro a pie en el que no se registran las temperaturas más bajas, aunque por los once establecimientos que hay en este espacio dedicados a los helados y productos similares podrían serlo.
El calor no está siendo un protagonista principal del verano coruñés, pero eso no impide que estos once negocios continúen dispensando sus productos sin grandes problemas.
Una de las claves para que la competencia que existe entre ellos no suponga el cierre de algunos es la amplia variedad de productos que ofrecen.
Así, en la avenida de La Marina están los establecimientos más clásicos y a los que muchos coruñeses se mantienen fieles y transmitiendo su pasión por sus helados a las siguientes generaciones. Son las heladerías Colón, Italiana e Ibi, que se reparten a los clientes más tradicionales de la ciudad. Aunque se han actualizado en mayor o menor medida, todas mantienen el estilo de toda la vida.
En esta misma vía también se encuentra la franquicia en la ciudad de Farggi, que basa parte de su negocio en los helados, aunque también es cafetería y Bico de Xeado, de carácter tradicional y artesano.
Más adelante, en Puerta Real, se encuentran algunos establecimientos más modernos de la ciudad como The Bio Factory, en la que se elaboran los helados con productos ecológicos.
A pocos metros está la heladería Puerta Real, en la que la elaboración artesana de los productos es su principal seña de identidad. Este no es el único lugar en el que se puede encontrar uno de estos negocios, ya que en la calle Bailén existe otro.
Este segundo local tiene justo al lado a la “competencia”. Smooy es un negocio que se dedica al yogur helado, mientras que enfrente se encuentra Yogood, que también tiene en el yogur helado su principal arma.
Finalmente, en la calle de la Franja está la heladería Ribanna, en el que se vuelven a potenciar los helados artesanos.

Comentarios