miércoles 5/8/20

La Policía detiene a siete personas en una redada en las casas de San José

Los agentes se incautaron de varias armas largas y de una cantidad indeterminada de heroína y cocaína

La Policía Nacional detuvo a siete personas, dos de ellas menores, según fuentes de la Jefatura Superior, mientras los perros se encargaban de buscar drogas escondidas | P.p. /quintana
La Policía Nacional detuvo a siete personas, dos de ellas menores, según fuentes de la Jefatura Superior, mientras los perros se encargaban de buscar drogas escondidas | P.p. /quintana

La Policía Nacional montó un operativo en las llamadas viviendas de San José,  un conocido foco de narcotráfico en la periferia de la ciudad. En total, se detuvieron a siete personas, dos de ellas menores, además de incautarse de armas largas y de una cantidad sin especificar de droga, tras un registro que comenzó a las once y media de la mañana y que se prolongó durante varias horas, hasta bien entrada la tarde cuando los últimos efectivos abandonaron el lugar. 

La operación policial comenzó con el cierre al tráfico de la carretera que conecta con Meicende. La Policía Local de los dos municipios, el de Arteixo y el de A Coruña, se encargaron de desviar el tráfico en las rotondas para que la Policía Nacional pudiera actuar. Varios furgonetas de la Unidad de Intervención Policial (UIP) penetraron en los edificios en avanzado estado de abandono y localizaron rápidamente a los sospechosos. Las ruinosas casas fueron registradas en presencia de la matriarca del clan gitano que regenta desde hace años este punto negro. En la búsqueda colaboró la unidad canina así como la Unida de Subsuelo, especialistas en la búsqueda de objetos sospechosos, normalmente en alcantarillado. En esta ocasión, emplearon cámaras de fibra óptica que introdujeron en cualquier resquicio en la búsqueda de escondrijos de estupefacientes. La búsqueda se demoró en parte porque la superficie a abarcar era muy grande, pero también por la maleza y por el precario estado en el que se encontraban las estructuras, lo que obligó a adoptar precauciones.

La mayor desde Orillamar 
Se trata de la mayor operación policial contra el menudeo de droga que se lleva a acabo en la ciudad desde la actuación de julio en Orillamar y aunque no es tan importante el lugar es conocido sobre todo como punto de venta de heroína, y en los últimos tiempos había aumentado su actividad a raíz del cierre de otro punto negro en Arteixo, cuyo ayuntamiento demolió en agosto doce casas en ruinas situadas en As Eiras (Meicende) donde se trapicheaba. Sin embargo,  Las viviendas de San José son un punto de negro de tráfico de drogas desde hace más de una década. Ya entonces, las autoridades calculaban que el clan podía vender al por menor cerca de un kilo de heroína a la semana.

La Asociación Ciudadana de lucha contra la droga (Aclad) había denunciado un aumento del número de toxicómanos que acudían a las viviendas de San José  Desde la agrupación señalaban que este enclave, que consideran “un punto negro de compraventa de drogas desde hace una década”, estaba atrayendo “un trasiego cada vez mayor de toxicómanos que acuden en busca de su dosis”. Debido a esta situación, advertían de que el lugar podría convertirse en un “Penamoa 2”. De hecho, muchos de los sospechosos supuestamente ya traficaban en tiempos del antiguo poblado de la droga, y simplemente se trasladaron a estos edificios cuando el núcleo chabolista fue borrado del mapa por la Tercera Ronda.

Comentarios