martes 1/12/20

Los okupas lanzan otra campaña de pintadas contra el Gobierno local

Nuevas pintadas aparecieron en la Ciudad Vieja durante el fin de semana, presumiblemente de la mano de okupas o de simpatizantes, contra la política del Gobierno local.

Uno de los puntos donde aparecieron pintadas fue frente a la Farmacia Militar, muy cerca de la Comandancia de Obras | javier alborés
Uno de los puntos donde aparecieron pintadas fue frente a la Farmacia Militar, muy cerca de la Comandancia de Obras | javier alborés

Nuevas pintadas aparecieron en la Ciudad Vieja durante el fin de semana, presumiblemente de la mano de okupas o de simpatizantes, contra la política del Gobierno local. “A Insu será a tumba da Marea” o “Marea Atlántica mandó sus principios a la porra (extensible”, en alusión al uso de estas defensas por parte de la Policía Local. También se refieren a la concejala con competencias en Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga Sáenz, como “Rocío Fraga Iribarne Fascista!!!” o “Rocicop”.
El centro cívico de la Ciudad Vieja acoge periódicamente una reunión del público interesado en acordar la gestión del proyecto Naves del Metrosidero que el Ayuntamiento anunció para la antigua Comandancia de Obras, en sustitución del Centro Social Okupado (CSO) A Insumisa. Viene siendo habitual que estas reuniones estén rodeadas de algún tipo de protesta por parte del colectivo okupa, que mantiene así una presión constante sobre el Gobierno local, muchos de cuyos concejales, incluida Fraga, habían sido también okupas.
Desde el 23 de mayo
El Gobierno local confiaba en que la situación se tranquilizara paulatinamente después de los disturbios del 23 de mayo, cuando los okupas trataron de irrumpir de nuevo en A Insumisa, después de que el local fuera recuperado por la Policía al hallarse vacío durante la noche. Ese día se llevaron a cabo una carga policial para disolver a la multitud, dos agentes resultaron heridos, así como varios manifestantes, y se detuvo a una persona.
Pero la tensión se mantuvo, en parte porque las pesquisas policiales llevaron al arresto de varios participantes en la protesta por atentado contra la autoridad o desórdenes. Uno de ellos tuvo que afrontar también el delito de sedición por parte del fiscal, lo que motivó que pasara varios días en Teixeiro antes de su puesta en libertad. Todos tienen la obligación de comparecer ante el juez cada quince días. También se ha tomado declaración a por lo menos a otro participante en el altercado.
El Ayuntamiento se posicionó en contra del cargado de sedición por considerarlo exagerado. Aún así, el colectivo okupa mantiene una campaña contra el gobierno de Xulio Ferreiro.
Amenazas
El Ayuntamiento llegó a afirmar, para desvincularse de la actuación policial, que los agentes municipales no realizaron identificaciones, lo que resultó no ser exacto. El alcalde lo justificó explicando que habían recibido amenazas: “Estes días estamos vivindo momento tensos de nerviosismo e hai personas de este Goberno local recibindo amenazas ou incidentes desagradables na rúa. Isto fai que non fosemos todo o precisos que seguramente tivemos que ter sido”.
Además de abordar a sus antiguos compañeros de filas por la calle, los okupas han celebrado otras protestas, tanto en el centro de la ciudad, en el que más de cincuenta personas desfilaron durante el último sábado de junio, desafiando a la lluvia, o en un acto en la calle Barcelona, en la que portando caretas de los concejales denunciaron con sus carteles la violencia represiva de la “Malleira Atlántica”. l

Comentarios