Miércoles 26.06.2019

El Ministerio de Defensa declara desierta la subasta de dos de sus parcelas en la Maestranza

El Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (Invied) dependiente del Ministerio de Defensa se vio obligado ayer a declarar desierta

Las parcelas seguirán en manos de Defensa por un plazo de tiempo indeterminado | quintana
Las parcelas seguirán en manos de Defensa por un plazo de tiempo indeterminado | quintana

El Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (Invied) dependiente del Ministerio de Defensa se vio obligado ayer a declarar desierta la subasta de dos de las tres parcelas que siguen perteneciendo al Gobierno central en el ámbito del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de la Maestranza. Aunque la demanda de un sector de la población coruñesa es que los terrenos sean entregados de manera gratuita al Ayuntamiento, lo cierto es que el Ejecutivo ya ha pasado a la siguiente fase que se corresponde con la venta directa.
“La subasta ha quedado desierta”, confirmaban ayer fuentes del Ministerio de Defensa después de que a las 11.00 horas se procediera a intentar hacer la subasta de dos de los terrenos ubicados en la avenida del Metrosidero que se vallaron hace ya unos años para evitar su uso como aparcamientos improvisados.

Después de cerrar el plazo para presentar ofertas el Día de las Letras Galegas, se dio un margen para que la documentación llegase a Madrid si había sido entregada en dependencias de la Administración central en las distintas comunidades. Sin embargo, ayer se constató que ninguna empresa se interesó por adquirir unas fincas con una muy buena ubicación es las que se contempla la construcción de hasta 200 viviendas en varios bloques.

Posibles condicionantes
Se desconoce si la contestación social de la Comisión Aberta en Defensa do Común y de la Asociación de Vecinos de la Ciudad Vieja, que llegaron a recoger firmas en contra de la subasta, pudieron afectar al interés de promotores inmobiliarios. Lo cierto es que Defensa no informó de ninguna teoría al respecto. Al margen de la polémica, también pudo pesar el hecho de que los solares tuvieran un precio bastante elevado a pesar de contar con restos arqueológicos en el subsuelo que podrían condicionar unas futuras obras de edificación.
Por el terreno más grande (de 2.133 metros cuadrados), el Invied solicitaba que la primera puja no bajase de los 7.374.939,75 euros, mientras que en el caso del segundo (con una extensión de 1.353 metros cuadrados) requería ofertas de o por encima de los 4.504.253,25 euros.

Desde Defensa explicaron ayer a este diario que el próximo paso es recurrir a la “venta directa”, ya que no se ha renunciado a cerrar la operación. El cambio de proceso quedó reflejado de forma inmediata en la página web y la fecha límite para solicitar esta transacción directa se fijó exactamente para dentro de un año, por lo que incluso el Consistorio podría interesarse. El propio Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa puntualiza en un artículo en el que se explican estos procesos que se “podrá solicitar la adjudicación directa de los inmuebles cuya subasta haya resultado desierta”.
“El plazo para solicitar la adquisición se extenderá desde la finalización del acto público de la subasta desierta hasta el día anterior a que se anuncie en el Boletín Oficial del Estado la convocatoria de nueva subasta”, recalcan. Pero como ocurre en este caso “si no se convocan nuevas subastas, dicho plazo se prolongará hasta un año después de la celebración de la última subasta desierta”.

Comentarios