viernes 25/9/20

Desalojado un local de La Marina por superar el aforo reducido por la pandemia

Es la primera vez que la Policía Local adopta esta medida desde que el ocio nocturno retomó la actividad
El establecimiento albergaba una gran cantidad de clientes sin mascarilla | javier alborés
El establecimiento albergaba una gran cantidad de clientes sin mascarilla | javier alborés

La Policía Local desalojó en la noche del sábado al domingo a los clientes que abarrotaban un local de ocio nocturno de la avenida de La Marina por no respetar las normas sanitarias de aforo reducido. “Es la primera y espero que sea la última vez”, sentenció la alcaldesa, Inés Rey, durante un acto en el palacio municipal de María Pita.

El incidente tuvo lugar alrededor de las 04.45 horas. Fue entonces cuando la patrulla de la Policía Local que estaba comprobando la actividad de los locales de ocio nocturno descubrió que el establecimiento albergaba más clientes de lo permitido. Su aforo habitual es de 77 personas, y las normas de distanciamiento social le obligan a reducir esa cifra a dos terceras partes. Pero cuando los agentes contabilizaron a los presentes, el resultado fue de 82 personas.

Pero, además, los agentes pudieron constatar que la mayoría de los clientes no llevaba mascarilla ni mantenía la distancia mínima de seguridad. Por eso, se procedió además a ordenar al inmediato cese de actividad y desalojo, y se denunció al responsable del local por incumplir la resolución de la Consellería de Sanidade del 20/06/2020 

“Vamos ser implacables” 
La alcaldesa recordó a los vecinos que existen unas normas de obligado cumplimiento que no son opinables. Durante las horas de ocio nocturno, el público suele ser más laxo a la hora de tomar precauciones. Pero, como señaló Rey, “si las normas se leen durante el día, son capaces de aplicarlas durante la noche sin que les confunda”. Y advirtió que, de darse cualquier resistencia a la hora de cumplir la normativa, se actuará de la forma adecuada para garantizar la seguridad: “Nosotros vamos a ser implacables”.

Se trata de la acción más importante que ha tenido que adoptar la Policía Local, aunque ha llegado a dispersar a más de 200 jóvenes reunidos en pequeños botellones.

Comentarios