domingo 29/11/20

La sentencia descarta que cometiese el delito por inducción del cliente

En el recurso de apelación presentado contra la sentencia, el acusado alegaba que si manipuló la tarjeta de R para hacer que captara señales codificadas lo hizo a instancias del cliente que resultó ser empleado de la compañía; planteaba esa “inducción” para ampararse en la figura del delito provocado, que podría eximirle de responsabilidad penal. Sin embargo, el tribunal descarta esa posibilidad y recuerda que esa construcción no es aplicable en casos en que, como en este, se propicie la comisión del delito como “mera comprobación delictiva de una previa ideación criminal”, dado que la actividad no se limita a aquella ocasión.