domingo 24/1/21

Tres jóvenes pondrán el acento coruñés en la fase final de la Olimpiada de Robótica

Un trío de alumnos del colegio Compañía de María participará entre el 25 y el 27 de noviembre en la fase final de la World Robot Olympiad, que se disputará en Nueva Delhi (India).

Carlos García-Ramos, Carlos Méndez, Juan Francisco Dumont y Miguel Martínez	quintana
Carlos García-Ramos, Carlos Méndez, Juan Francisco Dumont y Miguel Martínez quintana

Un trío de alumnos del colegio Compañía de María participará entre el 25 y el 27 de noviembre en la fase final de la World Robot Olympiad, que se disputará en Nueva Delhi (India), después de obtener el segundo puesto en la fase nacional, celebrada en Logroño. Carlos García-Ramos, Miguel Martínez y Juan Francisco Dumont, bajo la supervisión de Carlos Méndez, vivirán una “experiencia increíble” que en sí ya supone un “premio” más allá del puesto que obtengan.
Estos tres jóvenes, dos de 17 años y uno de 14, participarán en la fase final en la categoría de fútbol, que consiste en “un partido dos para dos entre robots autónomos que siguen una pelota que dispara infrarrojos y tienen que marcar en la portería contraria”, explica el entrenador del equipo, Carlos Méndez.
El monitor explica que en la cita de India conocerán “a gente que está haciendo lo mismo en otros países y será increíble”. No descarta lograr un buen puesto ya que “siempre hay que ir a por lo mejor”, aunque admite que “es muy difícil porque en Galicia la robótica está arrancando y hay otros países que llevan muchos años en ello”.
Carlos Méndez es uno de los socios de la empresa Arkitas y responsable de las clases de robótica en diversos centros escolares entre los que está el Compañía de María. El viaje a India es un premio pero tiene sus inconvenientes. “Es muy costoso y la organización se hace cargo del alojamiento y manutención de los tres niños durante dos días. La parte del viaje y de ir una noche antes para no toparse con el jet lag también es algo que hay que sumarle”, afirma.

actividad extraescolar
Este buen resultado en la World Robot Olympiad es el fruto del trabajo de implantación de la robótica entre las actividades extraescolares de centros educativos. “En un primer momento nos contó un poco introducirnos en algunos colegios. Algunos eran reticentes porque no sabían en qué consistía y ahora es más fácil, hay más competencia y difusión”, explica Méndez, quien añade que “en Compañía hemos pasado de 30 inscritos el primer año a 90, y este con el tema del mundial imagino que todavía más”.
Entre los aspectos que abordan en estas sesiones están “la psicomotricidad fina y mecánica en cuanto a engranajes y sistemas de giro”. Además, también trabajan la programación “tanto en los robots como con herramientas separadas como Scratch, Code” y en algunos casos avanzan “a cosas más serias como Unity”, asegura Carlos Méndez, quien se muestra muy satisfecho por la buena aceptación de la robótica entre estudiantes, centros educativos y asociaciones de padres de alumnos.

Comentarios