lunes 3/8/20

El hotel Riazor reabre con más categoría y avances tecnológicos pioneros en el sector en la urbe

El nuevo propietario del establecimiento mantiene a toda la plantilla original, que hoy ya atenderá a unos 30 clientes

El director destaca el mantenimiento de los 16 trabajadores | quintana
El director destaca el mantenimiento de los 16 trabajadores | quintana

El hotel Riazor reabre hoy sus puertas reconvertido en un establecimiento de cuatro estrellas gracias a la inversión de 3.600.000 euros realizada por el nuevo propietario, el grupo Compostela Beach. El director del hospedaje, David Santos, destaca como principales novedades nuevas tecnologías incorporadas a las habitaciones que hasta hoy no estaban activas en la ciudad. Hoy disfrutarán de ellas los clientes que se quedarán en alrededor de una treintena de habitaciones, las que han sido reservadas por las limitaciones establecidas para volver a echar a andar el negocio después de meses cerrado. 
El Riazor se reestrena con un interesante número de reservas para este verano –y para pasar la noche de San Juan en A Coruña– y con una imagen renovada en la que se han adaptado las habitaciones a todas las normativas actuales. Después de 54 años de andadura, el director, David Santos, remarcó que se sube de categoría y que para ello se ha realizado una intensa reforma que ha restado nueve habitaciones. 
Ahora los cuartos son más grandes –los precios oscilarán entre los 75 y los 90 euros, aunque podrán variar en función de la demanda– y también se distribuyen en la primera planta hasta el piso 12, dónde cuatro habitaciones privilegiadas cuentan con terrazas privadas. También las líneas interiores son más limpias,  hay opción de conectar dos cuartos, se han ampliado los ventanales prácticamente hasta el suelo, los baños se han modernizado totalmente y se han adaptado nueve habitaciones a personas con discapacidad. 

Abierto al público en general
Pero más allá de la nueva imagen visual, Santos destacó ayer lo que no se ve del nuevo Riazor. Explicó que, a diferencia del resto de hoteles de la ciudad, han incorporado un sistema que permite que una habitación pueda tener la calefacción encendida y la contigua disfrute del aire acondicionado. 
Además, cada huésped contará con una antena que le dará servicio de internet sin problemas gracias “a una tecnología inalámbrica que no existe en el mercado coruñés”. Por si fuera poco, a las tradicionales llaves de tarjeta, la rehabilitación ha permitido crear una aplicación para que los clientes puedan abrir la puerta con el móvil. En el hall hay espacios de trabajo y es todo más abierto, al igual que en el comedor que también estará abierto para servicio buffet de comidas y cenas para todos los coruñeses.
La dirección puede presumir de estos grandes cambios pero puntualiza que tienen el éxito ganado porque “el personal es el mismo”. La plantilla de 16 personas que cerró la instalación la reabre hoy con mucha ilusión y aún acostumbrándose a unos cambios que le han gustado.

Comentarios