lunes 3/8/20

Los hosteleros alertan de que existe una gran carencia de personal para el sector

Los establecimientos de hostelería coruñeses adolecen de falta de personal. Aunque a principios de agosto solo habían lamentado que el Ayuntamiento les daba poco margen de tiempo para contratar a gente extra al anunciar las fiestas,

En los meses de verano, con el atractivo de las terrazas para coruñeses y viajeros, se han vivido verdaderos problemas por tener personal insuficiente | pedro puig
En los meses de verano, con el atractivo de las terrazas para coruñeses y viajeros, se han vivido verdaderos problemas por tener personal insuficiente | pedro puig

Los establecimientos de hostelería coruñeses adolecen de falta de personal. Aunque a principios de agosto solo habían lamentado que el Ayuntamiento les daba poco margen de tiempo para contratar a gente extra al anunciar las fiestas, casi al cierre de la campaña estival se han dado cuenta de que apenas tienen una bolsa dentro de la que buscar nuevos empleados. El sector advierte de que a pesar de que hay mucho desempleo ni la gente formada ni aquella que carece de nociones está dispuesta a trabajar para ellos hasta el punto de que hay empresarios que han ofrecido contratos a jornada completa que no tienen candidatos. En este inusual contexto, la Asociación de Hostelería de A Coruña se plantea ofrecer formación gratuita de servicio de mesas y barra para asegurarse de que habrá trabajadores disponibles de cara a la próxima temporada estival.
“Algo destacado de este verano es que hay muchas quejas por el tema del personal, no hay gente para trabajar ni formada ni sin formar”, asegura el presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, que puntualiza que es un problema estructural que se da en toda Galicia. Lo que ha generado mayor intranquilidad es que este año se ha notado con especial crudeza en la ciudad puesto que algunos bares y restaurantes han tenido que echar el cierre en momentos puntuales porque no tenían personal suficiente para atender de forma adecuada a los clientes.
En los casos en los que los contratados de todo el año se van de vacaciones no hay quien se quede en su lugar y si solo se buscan desempleados por el extra de volumen de consumo propio del verano tampoco hay movimiento. Incluso hay apuestas nuevas que esperan completar el cuadro de trabajadores para mostrar su propuesta a la ciudadanía.
En las últimas semanas los establecimientos han tenido que ir “tirando de las familias” porque “la carencia es brutal”. Según Cañete, los asociados “están deseando contratar pero la demanda no se cubre”, algo que consideran un problema en la actualidad pero también para el futuro porque puede dañar la imagen de cara a los visitantes.

Una opción sin atractivo
A los empresarios les extraña que esto suceda porque siguen siendo uno de los dos sectores –junto con el comercio– que más empleo crea en la ciudad y tienen unos sueldos razonables y la única explicación que encuentran a la falta de candidatos es que “la gente no quiere trabajar en hostelería”. El representante comenta que antaño los jóvenes que estaban estudiando intentaban ganar algo de dinero con estos contratos temporales, pero esa bolsa de empleados ocasionales parece haber desaparecido.
Además, de los negocios que cerraron durante el resto del año lo lógico sería contar con gente curtida en la hostelería interesada en un empleo pero no es el caso. Y ello a pesar de que, insisten, ofrecen buenas condiciones.
“Ya nadie ofrece media jornada porque los trabajadores no vienen porque cobran más en el paro o con la ayuda familiar, ahora se están ofreciendo jornadas completas” y ni eso sirve como atractivo. Durante el invierno aguantarán, pero Cañete reconoce que la asociación estudia ofrecer formación gratuita “básica” en su escuela para camareros y personal de sala para tener una lista el próximo estío. Si pueden elegir prefieren trabajadores con nociones porque el verano es mala época para pararse en enseñar. l

Comentarios