miércoles 16.10.2019

La Fundación Nao Victoria organiza un festival marítimo para difundir la historia de la navegación española

Uno de los buques que forman parte de la flota de la Fundación Nao Victoria tuvo que cancelar una visita hace unos meses a la ciudad pero para resarcir a todos aquellos que se quedaron con las ganas de ver de cerca

La Fundación Nao Victoria organiza un festival marítimo para difundir la historia de la navegación española

Uno de los buques que forman parte de la flota de la Fundación Nao Victoria tuvo que cancelar una visita hace unos meses a la ciudad pero para resarcir a todos aquellos que se quedaron con las ganas de ver de cerca barcos históricos desde ayer hasta tres embarcaciones permanecen abiertas a las visitas en el muelle de Transatlánticos. El objetivo de los promotores de esta iniciativa es “difundir la navegación española de los siglos XVI y XVII porque nosotros éramos los mejores navegantes que había en la época”. Como prueba aluden al descubrimiento de América o a la primera vuelta al mundo.
El “Atyla”, una goleta más pequeña, se podrá visitar según lo permitan las mareas, pero los dos que pertenecen a la organización, el galeón “Andalucía” y la nao “Victoria”, estarán abiertos al público en horario ininterrumpido de 10.00 a 21.00 horas hasta el domingo. Las entradas cuestan diez euros pero también hay bono familiar para descubrir los entresijos de estas réplicas de una nao y de un galeón que, en este caso, tiene varias partes de distintas embarcaciones.
“Se hizo a partir de diferentes planos de diferentes galeones porque estuvimos investigando en el Archivo de Indias y no encontramos planos enteros de ninguno”, cuenta Rafael Yáñez, del departamento de logística del festival. Aún así conserva toda la estructura que sería normal hace unos siglos y el único cambio es que el casco no es de madera para darle más vida. El galeón “Andalucía” es el más grande de los tres y, sin duda, el que levanta más expectación con sus velas o con su balcón de popa, que fue empleado ayer para las últimas indicaciones antes de amarrar.

Un trabajo duro y realista
Para su llegada también, los 16 tripulantes también necesitaron la ayuda de los remolcadores del Puerto porque no es fácil manejar un barco de estas características. Si de algo tienen queja es de que cintas como “‘Piratas del Caribe’ han hecho daño a la visión que se tiene” de modo que a través de explicaciones a bordo y de dos proyecciones dejan clara la realidad de un galeón.
Ni Johnny Depp está dentro –aunque esa creencia este verano en Nantes formó grandes colas de turistas– ni todo es tan bonito como el celuloide lo pinta porque sin ir más lejos tanto los camastros como las duchas son iguales que las de antaño.
Al margen del “Atyla”, que tiene otros propietarios, Yáñez incide en que estos barcos son buques escuela y el “70% del personal es voluntario” que está haciendo sus prácticas a bordo, por lo que el trabajo es real. “Es una especie de mili antigua en la que hay normas, disciplina...”, cuenta.
En la nao “Victoria“ viven de media de 11 a 12 personas, pero también están abiertos en que algún coruñés dé rienda suelta a su sueño de surcar los mares y se embarque con el “formato trainning”. A estas personas se les enseña hasta donde quieren, llegando incluso a llevar el timón. Viajar hasta Málaga oscila entre los 600 y los 630 euros en unas vacaciones diferentes.l

Comentarios