domingo 20/9/20

La escasez de clientes y la disminución de puestos marcan la “nueva normalidad” del mercadillo de Os Mallos

El aforo máximo  se situó en el 52%, pero a primera hora de la mañana no alcanzaba ni la mitad
El mercadillo estrenó disposición, con corredores más amplios, en la explanada de A Sardiñeira | Pedro PuiG
El mercadillo estrenó disposición, con corredores más amplios, en la explanada de A Sardiñeira | Pedro PuiG

La nueva normalidad “manda” en el mercadillo de Os Mallos. La primera convocatoria tras el estado de alarma estuvo marcada por la escasez de visitantes y la merma del número de puestos, que se situó en 74, “muchos menos que antes de la alerta del Covid-19”.

Sin aglomeraciones, con la mascarilla como “complemento” obligatorio y cumpliendo medidas sanitarias como el distanciamiento, lo que implicó la instalación de menos mostradores y la ampliación de los corredores, con varios metros de separación entre extremos, como en los miles de mercadillos que, como este, se celebran en Galicia.

Desde María Pita indicaron que el evento de se desarrolló sin incidencias, con un aforo máximo del 52%. Incluso menos después de montar mesas y burros de exposición, coincidiendo con la apertura, que no alcanzó ni el 50%.

Como cada martes antes de la crisis del coronavirus, los vendedores comenzaron a instalarse antes de las 08.00 horas en la Explanada de A Sardiñera, donde exponen su mercancía, desde textil y calzado hasta artículos para la casa y complementos, además de hortalizas y otros productos de alimentación, precisan desde el barrio, uno de los más antiguos de la ciudad pero también de los que más ha crecido en los últimos años en A Coruña.

Las medidas se mantendrán en las próximas convocatorias, si bien hoy entran en vigor las modificaciones en la normativa que regula la nueva normalidad, entre ellas, el uso prioritario de la mascarilla en todo momento antes que la distancia social de 1,5 metros entre personas, la opción escogida por algunos de los visitantes de Os Mallos.

Ocio

Las normas dictadas por las autoridades sanitarias, en este caso de la comunidad autónoma, también regulan la apertura de establecimientos de ocio nocturno, discotecas principalmente, en las que será obligatorio dejar que los clientes dejen su número de teléfono al entrar, así como el uso de mascarilla en su interior, donde e aforo no podrá exceder de los dos tercios,  como detalló el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, quien advirtió que estos establecimientos “van a tener una vigilancia especial, ya lo digo” desde la entrada en vigor de la norma, este miércoles, día 1.

“Si alguna persona va a ir a tomar una copa sin mascarilla ya le digo que mejor no vaya. Mientras bebe no, pero cuando no esté bebiendo, cuando baile, será obligatoria”, incidió el dirigente autonómico, que explicó que la normativa también contempla el cierre de nuevo de estos espacios de ocio si incumplen lo establecido para esta nueva normalidad por parte de la Xunta.

Comentarios