Los delitos de lesiones leves contra mujeres subieron un 52% desde 2012

La estadística del Observatorio contra la violencia doméstica o de género referente al año pasado señala que aumentaron el número de denuncias

Los delitos de lesiones leves contra mujeres subieron un 52% desde 2012

La estadística del Observatorio contra la violencia doméstica o de género referente al año pasado señala que aumentaron el número de denuncias, y A Coruña no es una excepción. Sin embargo, en el caso del partido judicial herculino (que incluye también los municipios de Arteixo, Cambre, Culleredo, Oleiros, Carral y Cerceda), hay que señalar que el delito que más ha crecido son los malos tratos o lesiones más leves: en solo cinco años, se incrementaron un 52%, pasando de 339 en 2012 a 705 en 2017. 

La buena noticia es que las denuncias por lesiones más graves han descendido de una forma similar o aún mayor. La primera, y más común de todas, la que ha crecido un 52%, tiene que ver con infracciones del artículo 153 del Código Penal, relativo al menoscabo psíquico o físico contra una mujer con la que se ha tenido vínculo afectivo e incluyen aquellas que no requieren una segunda visita al hospital ni quirófano. 

En menor número, también se contabilizan casos que se encuadran penalmente en otros dos tipos delictivos, los del artículo 173 y 148. El primero (que cayó casi un 55% en los últimos cinco años) hace referencia a los malos tratos que un hombre ejerce de forma habitual sobre una mujer a la que le unen o le han unido lazos afectivos o de convivencia. En 2017, entraron en las salas del partido judicial coruñés 40 de estos casos. 
El segundo (-66% en cinco años) engloba aquellas agresiones que se realizan utilizando un arma o un instrumento susceptible de poner en peligro la vida o la salud de la víctima. A pesar de su evolución favorable, en 2017 el Poder Judicial recibió 55 de estos asuntos.

Más quebrantamientos 
Pero, por otro lado, hay que señalar que el número de quebrantamientos de condena y de medidas de protección para la víctima fue mucho mayor en 2017 que cinco años atrás, siendo de 27 en el primer caso y de 99 en el segundo, mientras que en 2012 fue de 0 y 20, respectivamente. Sin embargo, esta disparidad puede achacarse al bajo número de condenas de entonces, que no ha dejado de incrementarse en los últimos años.
En total fueron 1.158 delitos los que entraron en 2017. En todo caso, la tasa de sentencias condenatorias en el partido judicial de A Coruña es del 2%, lo que la sitúa solo por detrás de Lugo, con un 0%. En cambio, Pontevedra tiene la tasa más alta, con un 23,9%, seguido de Ferrol, con un 24,3% y Vigo, con un 16,5%. Pero hay que tener en cuenta que muchos casos, el 23,3% se elevaron al órgano competente.