martes 19/1/21

La Delegación del Gobierno registró casi una movilización al día en 2018

En solo un año, el número de manifestaciones creció un 25%, llenando la ciudad de pancartas

Las pancartas negras del movimiento okupa se dejaron ver en las calles durante su campaña de mayo | javier alborés
Las pancartas negras del movimiento okupa se dejaron ver en las calles durante su campaña de mayo | javier alborés

El año pasado, las pancartas regresaron con fuerza a la vía pública, donde también se escucharon las consignas, los petardos, y las bombas de palenque. La gente se echó a la calle por una u otra causa: para protestar o para reivindicar. En todo caso, las movilizaciones  en la ciudad crecieron un 25%, según la Delegación del Gobierno, hasta llegar hasta a las 361. Es decir, casi una al día. 

No son  cifras tal altas como hace un lustro, pero que indican un aumento de la protesta social después de varios años de inactividad. En 2013, se registró la cifra récord de 683, pero a partir de ahí, la tendencia fue inexorablemente a la baja. En 2014, fueron 535. En 2016, 276, y pareció estancarse, aunque en 2017 decreció hasta las 272. Ahora, con este fuerte incremento, de casi el 25%, la animación parece haber vuelto a las calles, que son de nuevo un espacio para la protesta.  

Movimiento okupa 
Resulta que el mes con más movilizaciones registradas en los últimos tres años fue mayo del año pasado, lo que coincide en el tiempo con las protestas del movimiento okupa después de que e Gobierno local consiguiera recuperar las antiguas instalaciones de la Comandancia de Obras aprovechando una noche que estaban vacías. El resultado fue una oleada de manifestaciones y protestas que se alternaron con disturbios y el asalto a la sede de la Marea Atlántica, en la Plaza del Humor. Varios okupas o simpatizantes fueron detenidos por este u otros motivos. 


La situación fue especialmente delicada para el Gobierno local porque muchos de sus miembros habían militado en las filas de los antisistema, incluida la propia concejala responsable de seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, que sufrió insultos y amenazas de sus antiguos compañeros. La protesta continuó con pintadas y actos incluso este año. La última fue el 13 de febrero, cuando el ayuntamiento presentó el proyecto Naves de Metrosideiro, un centro juvenil que sustituirá al Centro social Okupado A Insumisa. 


Los pensionistas 
Pero 2018 también vio la movilización de colectivos tradicionalmente considerados menos activos, como pueden ser los jubilados, que protagonizaron concentraciones en el Obelisco Medio millar de pensionistas acudieron a la convocatoria del Movimiento Gallego por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (Modepen) para reclamar una pensión pública que les permita “vivir con dignidad” los últimos años de su vida.

Los pensionistas portaron pancartas en las que se podía leer “Más para las pensiones y menos para los ladrones” y corearon consignas como “Más pensión, menos corrupción”. Y demostraron que aún tienen en suficientes energías como para reclamar lo que consideran sus derechos.  


El movimiento obrero estuvo muy activo desde que se declaró la crisis de Alcoa, a raíz del anuncio del ERE de la planta coruñesa, así como la de Avilés, en lo que supondría la perdida que casi 600 puestos de trabajo 370 en A Coruña) llevó a una campaña que comenzó a mediados de octubre, y que  incluyó numerosas marchas desde la sede de Alcoa, en la carretera de Baños de Arteixo, hasta la Delegación del gobierno para exigir una respuesta al problema del coste de la energía. 

El gran éxito del 8M 
Pero sin duda, la manifestación más espectacular fue la del 8M, cuando miles de personas se manifestaron  por las calles de la ciudad para pedir la igualdad de la mujer y el hombre en todos los sentidos en el Día Internacional de la Mujer. El poder de convocatoria fue tal que desbordó incluso las expectativas más elevadas y obligó a los responsables del dispositivo de control y emergencias a buscar vías para desalojar la zona.


El apoyo a las dos principales manifestaciones fue tal que parte del público aseguraba que estaba viviendo la concentración más masiva de la historia reciente de
A Coruña. Unas 11.000 personas –según la Policía Local– salieron desde la plaza de Pontevedra, pero la cita secundada por la mayoría de organizaciones, partidos
y otros 22.000 individuos fue la que partió del Obelisco como una riada de color morado.

Comentarios