martes 4/8/20

Los “CTV” siguen perdiendo su hegemonía a pesar del aumento de población

En A Coruña nadie es forastero y eso se hace notar en la composición de sus habitantes en la que se puede observar que más de la mitad han nacido más allá de la frontera del puente Pasaje. Mientras el global sigue creciendo y acercándose al cuarto de millón, los “CTV”, coruñeses de toda la vida, pierden su peso representativo
Solo el 47,78% de los habitantes de A Coruña nacieron en la ciudad | PEDRO PUIG
Solo el 47,78% de los habitantes de A Coruña nacieron en la ciudad | PEDRO PUIG

Cuando nos paramos a mirar la composición de la población de A Coruña, queda muy claro por qué en su día se escogió como lema de la misma aquella frase de “la ciudad donde nadie es forastero”. Un vistazo rápido lo deja claro, ya que más de la mitad de los habitantes herculinos proceden de más allá del puente Pasaje.

No obstante cabría pensar que, con la tendencia del último lustro, período en el que el global de vecinos de A Coruña aumentó, en su camino hacia el cuarto de millón de habitantes, el peso de aquellos que han nacido en esta pequeña lengua de tierra, los llamados coruñeses de toda la vida (“CTV”), es cada vez menor.

Según el Instituto Galego de Estadística (IGE), la población coruñesa está formada por 245.711 personas, de las cuales 117.390 nacieron dentro de sus fronteras, es decir, el 47,78% de la población herculina es CTV.

Echando un vistazo al transcurso de los últimos tres años (2017, 2018 y 2019), se ve como el número total de coruñeses de nacimiento descendió en casi 500 personas, mientras que la población de la ciudad aumentó, ya que 2019 contaba con 1.612 vecinos más que en 2017.

Se observa que el principal aumento del total de habitantes de la ciudad procede de personas, nacidas a lo largo y ancho del globo y que decidieron establecer su residencia en A Coruña. Echando un vistazo a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se ve que, mayoritariamente, la procedencia de estos nuevos vecinos coruñeses es de países del continente americano, seguidos de los europeos, tanto de la Unión Europea (UE), como de territorios no comunitarios.

Prevalencia por distritos

Pero si se ahonda un poco más en la cuestión, se puede apreciar que en los diferentes distritos que componen la ciudad, los CTV todavía cuentan con algún bastión dominado y en el que son vencedores en esta suerte de guerra poblacional.

En concreto son tres las zonas en las que los coruñeses de nacimiento son mayoría sobre el resto. El primero de ellos es el distrito 2, el cual abarca a Monte Alto, Orillamar, Zalaeta, Adormideras y el Matadero. De los más de 30.000 habitantes de estos espacios, 15.614 son oriundos de esta ciudad. Mientras tanto, algo más de un tercio de los 14.811 vecinos restantes, proceden de alguno de los municipios que componen la provincia coruñesa.

El siguiente distrito con victoria herculina es el 3, en el que se localizan céntricas zonas como Juan Flórez, Cuatro Caminos, Ramón y Cajal y A Palloza. De sus más de 25.000 habitantes, algo más de la mitad, 13.541 nacieron en la ciudad. Aquí también prevalecen en segundo lugar, igual que en el distrito 2, las peronas que nacieron en otras localidades coruñesas.

El último de los bastiones CTV se encuentra en el distrito 9, el de Elviña, A Zapateira, Mesoiro, Novo Mesoiro y Pocomaco, donde, de las 12.144 personas que componían su población en 2019, 6.700 son coruñeses de toda la vida.

Sin demasiada variación

Según el Instituto Galego de Estadística, desde el año 2014, y hasta el pasado 2019, con sus altibajos, el total de la población de A Coruña ha oscilado entre 243.800 y los actuales 245.711 habitantes, pero los vecinos nacidos dentro de sus límites, siempre se han mantenido entre las mismas magnitudes.

Así, los CTV siempre han estado variando dentro de los 117.000 habitantes, en 2017, por ejemplo, más cercanos a los 118.000, pero, en la actualidad, continúan su descenso hacia los 116.000.

En términos comparativos, si en 2019 el 47,78% de la población era herculina de nacimiento, en años anteriores estos valores eran ligeramente superiores, aunque nunca llegaban a la mitad. Así, en 2018, el porcentaje de CTV era del 48,09%, mientras que el anterior, 2017, este era ligeramente mayor, el 48,29%. En 2016 representaban al 48,30%, mientras que en 2015 eran menos, el 48,22%. l

Comentarios