lunes 3/8/20

Un coche se incendia en la Tercera Ronda y causa un atasco de una hora

La conductora aparcó en la cuneta y cuando estaba colocando el triángulo el vehículo estalló en llamas

El recorrido obligado para acceder al coche supuso que cuando los Bomberos llegaron al lugar solo quedasen hierros calcinados  | quintana
El recorrido obligado para acceder al coche supuso que cuando los Bomberos llegaron al lugar solo quedasen hierros calcinados | quintana

El incendio de un Ford Cougar provocó un embotellamiento en la Tercera Ronda en dirección entrada a la altura de A Zapateira que se prolongó durante más de una hora. A pesar de que los servicios de emergencia se apresuraron a llegar al lugar de los hechos, el coche quedó reducido a unos hierros calcinados.

Según estas fuentes, la conductora del vehículo había notado que algo no iba bien cuando estaba circulando por el túnel de A Zapateira. “Notó que el embrague no funcionaba correctamente o algo semejante”, explicaron. Así que decidió hacerse a un lado, estacionar en la cuneta y llamar a la ayuda en carretera. Detuvo el Ford cuando se encontraba a doscientos metros de la siguiente salida. Abrió el maletero, cogió el triángulo de señalización y caminó varios metros en dirección contraria a la circulación. Cuando se dio la vuelta, su vehículo estaba envuelto en llamas.

En dirección contraria 
Cuando los bomberos pasaron en dirección contraria desde el parque de A Grela, pudieron ver el estado del coche y supieron que no podrían salvarlo. Tuvieron que dar la vuelta en la rotonda que da acceso al aeropuerto, de manera que tardaron unos cinco minutos, demasiados en una situación como esta. No pudieron hacer otra cosa que enfriar los rescoldos ardientes de lo que había sido un coche.
Por otro lado, Agentes de la Guardia Civil de Tráfico se encargaron de regular el tráfico. Los Bomberos habían ocupado un carril para llevar a cabo las labores de extinción, de manera que solo quedaban otros dos libres. El problema es que el incendio resultó espectacular, con una gran cantidad de llamas y humo, lo que incitó a los conductores a frenar para contemplar el espectáculo. El embotellamiento se formó muy rápidamente, puesto que en ese momento cientos de vehículos se dirigían de vuelta  a la ciudad, finalizada l jornada laboral, y algunos quedaron atrapados casi diez minutos en él.

Comentarios