sábado 16/1/21

La cantidad de droga incautada este año en A Coruña es la mayor del siglo

La Policía Nacional y la Guardia Civil actuaron en la ciudad y la periferia en varias grandes operaciones

Policías durante la redada realizada en las viviendas de San José en el pasado mes de noviembre | quintana
Policías durante la redada realizada en las viviendas de San José en el pasado mes de noviembre | quintana

Es muy posible que 2018 quede reflejado en los anales como el año en que más droga se incautó en A Coruña y sus proximidades en lo que va de siglo. Sobre todo hachís (más de 107 kilos), pero también cocaína (más de 30) y heroína (poco más de dos). Incluso se incautaron otras sustancias menos usuales, como éxtasis o incluso viagra. Expertos en la lucha contra el narcotráfico reconocen que este año que acaba fue de gran actividad, y destacó no solo por un aumento de  la droga, sino también por un incremento de las incautaciones, muchas en operaciones conjuntas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil: Os Castros, Monte Alto y Agra do Orzán han sido algunos de los escenarios de las operaciones policiales, que no han servido para detener el flujo de droga, como reconocen fuentes policiales. 


“Ahora vas a la zona de Orillamar, y siguen traficando”, señalan. En estas viviendas sociales, el 22 de junio, irrumpieron las fuerzas de la Policía Nacional en una gran redada, en la que intervinieron incluso refuerzos provenientes de Asturias. Se incautaron 1,5 kilos de cocaína, siete de hachís y otro de heroína y detuvieron a 30 personas pero, como señalan los propios agentes, “unos se van y los sustituyen otros”. También se actuó contra las viviendas de San José, el 20 de noviembre, pero en esta ocasión solo se intervinieron 20 gramos de heroína y otros 20 de cocaína. “Los clanes gitanos se especializan en la heroína, aunque vendan también otras sustancias”, explican los expertos. Se trata de un mercado más marginal, que a veces se ubica en zonas igualmente marginales y periféricas, como las viviendas de San José donde, una semana después, volvió el trapicheo. 


Otras bandas se dedican a la cocaína y al hachís. Esta última droga se encontró en grandes cantidades en Os Castros, el barrio escenario de dos operaciones en las que el protagonista fue un narcotraficante reincidente: I.G:V, de 29 años, había sido detenido en abril en una operación de compraventa de 50 kilos de hachís y en noviembre, En esta ocasión, el material incautado está compuesto por un kilo de cocaína y 57 de hachís, además de cinco vehículos y material tecnológico.

En un crucero 
En Agra do Orzán se descubrieron 7,6 kilos de cocaína y hachís, además de éxtasis y viagra se incautaron en un prostíbulo localizado en As Conchiñas, donde también se traficaba. Pero la mayor incautación, dado el valor de la droga, fue la de 17 kilos de cocaína requisó la Policía Nacional en un crucero que atracó en la ciudad el último trimestre del año. A bordo viajaban tres personas que habían embarcado en el Caribe y a las que se detuvo. 

Hay que tener en cuenta también las actuaciones en las proximidades de A Coruña, puesto que las bandas de narcotraficantes operan en toda el área, lo que explica por qué las operaciones más importantes son fruto de colaboraciones del Equipo de Delincuencia Organiza y Antidrogas (EDOA) de  la Guardia Civil y la de Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional. En mayo, esta vez contra la banda del “Apache”, como llamaban al líder de un grupo de narcotraficantes que transportaba cocaína y hachís desde Vilagarcía de Arousa hasta un piso de O Burgo, desde donde lo distribuían a los minoristas. La operación “Marmitaco-Apache” se saldó con la detención de una docena de persona, nueve kilos de cocaína y 16 de hachís (la mayoría en O Burgo), 40.000 euros en efectivo y, curiosamente, un lingote de oro. En junio, el juez dictó prisión provisional comunicada y sin fianza para el arousano de 31 años que trató de escapar de un control de la Guardia Civil en la AP-9, a bordo de un coche donde transportaba un kilo de cocaína.  Fue interceptado y detenido n Sigrás tras dispararle a los neumáticos.

Falta de medios 
Ante esta situación, los agentes denuncian que están faltos de recursos: “La lucha contra la droga adolece de falta de medios y personal. Es un mal endémico que está enquistado pero el estado debería destinar más recursos, tanto materiales económicos”. 

Pro otro lado, reconocen que 2018 ha sido un año fructífero en lo que se refiere a operaciones. “Si que estamos satisfechos, pero sin más recursos no se puede decir si en 2019 seguirá la racha, porque depende de factores que se escapan a nuestro control”. Y con dada vez menos agentes, es difícil ver macrooperaciones como la de Orillamar, advierten fuentes cercanas.

Comentarios