sábado 5/12/20

El Ayuntamiento oculta la vía que utilizará para desalojar a los okupas

El Gobierno local no quiere mostrar sus cartas por anticipado con el desalojo de la Comandancia de Obras. A punto de expirar el plazo para que los okupas

La Comandancia de Obras, renombrada como CSO A Insumisa, está ocupada ilegalmente desde noviembre de 2016 | quintana
La Comandancia de Obras, renombrada como CSO A Insumisa, está ocupada ilegalmente desde noviembre de 2016 | quintana

El Gobierno local no quiere mostrar sus cartas por anticipado con el desalojo de la Comandancia de Obras. A punto de expirar el plazo para que los okupas abandonen de manera voluntaria el recinto, la Marea no detalla que vía seguirá para recuperar la posesión del espacio.

“Está por ver aínda a fórmula concreta de facelo pero de xeito que garantamos o menor conflicto posible e facer as cousas correctamente”, aseguró ayer el alcalde, Xulio Ferreiro. El regidor explicó que primero esperarán a que se agote el plazo para que los okupas abandonen la Comandancia de Obras, en la que permanecen desde noviembre de 2016.

Después del tibio mensaje de los últimos meses del Gobierno municipal, cuando se apostaba por la vía del diálogo y no se lanzaban mensajes directamente en contra de la ocupación, ahora a la Marea no le queda más remedio que afrontar de manera directa la situación.


Las obras de rehabilitación de este espacio, que están adjudicadas desde hace meses y que se mantienen a la espera de la liberación del recinto, son el motivo de fuerza que llevó al Ayuntamiento a publicar en el Boletín Oficial del Estado una notificación para que los okupas abandonen la Comandancia en el plazo de ocho días hábiles, que finaliza esta medianoche. Toda vez que parece que este plazo se agotará sin que los okupas abandonen el lugar por su voluntad, al Ayuntamiento se le plantean dos opciones para que lo hagan de manera forzosa.


Una de ellas consiste en acudir al juzgado de lo contencioso con la intención de que sea por la vía administrativa a través de la cual se autoricen la entrada y desalojo de los okupas.

Esta posibilidad tendría como ventaja para el Gobierno local que es más rápida que la otra que se le presenta. Además, en este caso sería la Policía Local la que se encargaría de acceder al recinto y desalojar a los miembros del Centro Social Okupado A Insumisa, aunque podrían contar con la colaboración de la Policía Nacional aunque solo en labores de asistencia y control en el exterior del recinto.
Un ejemplo de esta vía se encuentra en el mandato anterior, en concreto cuando se procedió al desalojo de una vivienda en Elviña que se vio afectada por la construcción del parque Ofimático.

Mientras tanto, la otra vía y que probablemente requiera de más tiempo para que se permita el desalojo es acudir a un juzgado de instrucción penal. La previsión de que sea una opción más larga que la otra se debe a que entrarían en juego diversos actores como la Fiscalía y se podría reclamar la comparecencia de alguno de los implicados.

Factor a favor
En este caso sería la Policía Nacional la que entraría en la Comandancia de Obras para desalojar a los okupas al tratarse de un mandato judicial. Quizá este sea un factor a favor de esta vía, ya que no sería la Policía Local la que tendría que actuar, evitando que la Marea tenga que encomendárselo a los agentes locales después de año y medio rechazando esta posibilidad y tras meses de protestas para que se cumpla con una actualización salarial pendiente desde hace años.
Por su parte, los okupas siguen firmes en su decisión de no abandonar el recinto y esperar al desarrollo de los acontecimientos.

Comentarios