viernes 4/12/20

AENA comienza a medir el ruido en las casas afectadas por los vuelos de Alvedro

El Ideal Gallego-2011-09-08-003-44eb8078

  redacción>a Coruña

  El Ayuntamiento de Culleredo emitió ayer un comunicado para denunciar lo que consideraba un retraso en la ejecución del Plan de Aislamiento Acústico de las viviendas del entorno del aeropuerto de Alvedro. Tras dos meses desde que se dio el pistoletazo de salida al inicio de la ampliación de la pista, el gobierno local denunciaba que solo en cinco viviendas se habían realizado las mediciones sonoras pertinentes y temía que, de seguir a este ritmo, no se conseguiría el objetivo de que la primera fase esté en tramitación antes de que finalice el año.

El Ideal Gallego-2011-09-08-003-44eb8078

  redacción>a Coruña

  El Ayuntamiento de Culleredo emitió ayer un comunicado para denunciar lo que consideraba un retraso en la ejecución del Plan de Aislamiento Acústico de las viviendas del entorno del aeropuerto de Alvedro. Tras dos meses desde que se dio el pistoletazo de salida al inicio de la ampliación de la pista, el gobierno local denunciaba que solo en cinco viviendas se habían realizado las mediciones sonoras pertinentes y temía que, de seguir a este ritmo, no se conseguiría el objetivo de que la primera fase esté en tramitación antes de que finalice el año.
Ante estas acusaciones AENA se apresuró a responder y afirma que ahora dicha cifra ya alcanza las 23 casas. Además, el organismo estatal se compromete a que la semana que viene se puedan contabilizar ya 41 viviendas en las que se estudió el nivel de ruido. Por ello, el Ayuntamiento se ha visto obligado a rectificar y afirma que, “si se cumple”, este ritmo sí sería el “adecuado” y podría finalizarse el trabajo en plazo.  
Desde Culleredo explican que esta primera fase comprende la insonorización de un centenar de viviendas, aquellas más próximas al aeródromo y por tanto que pueden resultar más afectadas por el despegue y aterrizaje de aviones. Por ello, desde el ejecutivo municipal cullerdense exigen el “cumplimiento estricto del plan para evitar al máximo los perjuicios para los vecinos de la zona”. De hecho, según informan los portavoces de la casa consistorial, esta demora está generando “inquietud” entre los residentes afectados al encontrarse ya en marcha las obras. Por ello, el gobierno que encabeza Julio Sacristán ya ha hecho llegar esta preocupación a los responsables de los trabajos por su “lentitud”.

Plan de obra > Los trabajos sobre el terreno comenzaron hace unas semanas con la construcción de la variante de la carretera de Alvedro que circunvalará la pista del aeropuerto en 500 metros y sustituirá a la actual. El Ayuntamiento de Culleredo explica que esta variante es esencial para poder aislar la zona de obras y dar servicio a los usuarios de la vía actual.
La construcción de este vial afectará a una serie de servicios del municipio, especialmente al abastecimiento de agua de la parroquia de Culleredo y al saneamiento, que serán repuestos por la empresa responsable del proyecto. Para que dichos servicios funcionen con normalidad los directores de obra y la empresa adjudicataria, UTE Alvedro, ya han mantenido dos encuentros con el Ayuntamiento para programar las obras y reducir en lo posible las molestias a los residentes en el entorno.
En este encuentro, los responsables de los trabajos explicaron a los portavoces municipales el plan de obra que seguirán y que comenzó con el vallado de la zona de expropiación y la retirada de tierras y relleno de piedra para afirmado de la carretera. Cuando se concluyan estos trabajos se tendrá que encargar a una empresa de arquitectura los estudios para trasladar los bienes de interés cultural afectados. Además, tal y como exige la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del ministerio, se tendrán que instalar pantallas antirruidos para las cuatro viviendas afectadas por el paso de camiones y un vallado para evitar que el polvo dañe la iglesia románica. También se deberá iniciar el protocolo de grietas en las casas cercanas.
La UTE ha solicitado presupuestos para pavimentar la vía por la que pasará la maquinaria para rellenar la cabecera y desmontar el monte Costa. Este último trabajo todavía no se ha subcontratado, por lo que el desmonte no se prevé hasta finales de año o principios de 2012.


 

Comentarios