Al Gobierno ahora los piquetes le parecen violentos

Piquetes en la nacional VI, dispuestos a informar a sus compañeros de lo necesario que es que secunden la huelga | EFE

Seguro que cuando el 11mayo de 2021 el Gobierno de Pedro Sánchez decidía que no habría penas de cárcel para los piquetes violentos no se imaginaba que menos de un año después estaría condenando la presión de los huelguistas del sector del transporte y diciendo de ellos que no son interlocutores válidos en un conflicto laboral sino grupos violentos. No se sabe si más o menos que esos otros en los que pensaba cuando decidió eliminar las condenas de prisión. O igual la cuestión no es el grado de violencia sino la afinidad con el Ejecutivo. Y a lo mejor por eso desde el equipo de gobiernos acusan a los piquetes de estar apoyados por la ultraderecha. Lo único que es un hecho en toda esta historia es que Interior va a desplegar a 23.500 agentes, entre guardias civiles y policías, para evitar que lo que debería ser información se convierta en agresión. Tampoco está de más, que junto al derecho a la huelga está el derecho a no sumarse a ella. 

Al Gobierno ahora los piquetes le parecen violentos

Te puede interesar