Bale crispa a la afición sin jugar

Bale ni se quitó el abrigo | EP

A estas alturas, casi nadie confía en que Bale salte al terreno de juego vestido de blanco esta temporada. Y, a juzgar por su actitud, él lo tiene más claro todavía. Así que no se corta y hace de la adversidad motivo de bromas. A lo mejor por aquello del mal de muchos, al galés le resultó divertido que en el partido de Copa ante el Athletic, Ancelotti mandase calentar a Hazard –otro de los que no juega ni por equivocación– para decirle minutos después que se volviese a sentar. Tan simpática le pareció la situación, que no pudo evitar reírse. A la afición no le ha hecho tanta gracia lo suyo.

Bale crispa a la afición sin jugar

Te puede interesar